Eddie Guevara: "Las drogas y alcohol ya no están en mi vida"

  Deportes

Eddie Guevara: "Las drogas y alcohol ya no están en mi vida"

El capitán de Técnico Universitario pudo jugar en el Manchester United, pero las tentaciones fuera del campo lo alejaron. Aquí su historia.

Eddie-Guevara
Eddie Guevara es el actual capitán de Técnico Universitario.archivo

Eddie Guevara vive su mejor momento futbolístico. Y para alcanzarlo, el capitán de Técnico Universitario tuvo que sortear a dos rivales que lo acechaban fuera de las canchas: la droga y el alcohol. A sus 31 años, el defensa esmeraldeño cree que si no hubiese caído en el consumo actualmente jugaría en una liga top de Europa. Aunque, ahora esas malas experiencias le sirven para aconsejar a los jóvenes que no desborden por ‘izquierda’.

esteban-dreer

Esteban Dreer aclara que lo sacaron de contexto en una entrevista

Leer más

Recuerda que cuando vivía solo en Quito (jugó en Aucas entre 2008 y 2011) y se estrenó con el primer equipo empezaron a aparecer supuestos amigos, como los cataloga, que le ofrecían drogas, trago y mujeres. Asegura que nunca se dejó influenciar por las otras personas, pero al tener la tentación cerca le dio curiosidad.

Su vida tuvo un cambio radical. El fútbol le dio la posibilidad de tener todos los privilegios que deseó de joven. Pasó de no tener dinero para comprar un par de zapatos a poder pagar por una docena de estos en un solo día. Además, al mismo tiempo le llegaron ofertas de equipos importantes de Sudamérica y Europa, como Olimpia paraguayo y Manchester United inglés.

Eddie-Guevara
El defensor central asiste a su iglesia en la ciudad de Ambato, donde juega.Cortesía

Eddie vivía un gran momento en la temporada 2009, pero se estaba ‘descarrilando’ por los vicios. “Como todo jugador cuando no conocía a Cristo, mi vida tuvo muchos altos y bajos. Mi vida fue de lujos y gastaba mucho. Estos privilegios me daba, que no estaban mal, pero empezaron a aparecer los amigos con el alcohol, las drogas y las mujeres que no me llevaron a nada. Perdí muchas buenas oportunidades y hoy podría estar jugando en Europa, tuve los contratos en las manos. Para mí, el pasado me sirve de experiencia y con mi testimonio trato de hablar a los jóvenes, porque el camino que yo tuve hacia la izquierda no fue el correcto”, acota.

Mientras consumió no tuvo problemas con las dirigencias de los clubes en los que militó y tampoco salió en los sorteos para las pruebas antidopaje al término de los partidos. Recién en 2020 le realizaron una.

Romario-Caicedo-Sudamericana-Copa

Emelec: Fuerza mental en el Bombillo

Leer más

“A pesar de que tuve muchos bajones nunca fui indisciplinado y fui responsable con mi trabajo. Me refiero a que nunca llegué tomado a mi trabajo. Siempre hacía mis cosas al día siguiente de los partidos. Me caracterizo por trabajar como un caballo. Dios me estaba mostrando lo que podía darme, pero la actitud y la indisciplina fuera de las canchas me hicieron perder muchas cosas. En cuanto a las pruebas recién el año pasado me hicieron una”, explica Eddie.

En el ritmo del fútbol, las fiestas y las drogas estuvo hasta 2012, cuando jugaba para Juventud Independiente de Tabacundo de Quito. En ese año tuvo un “decaimiento grande por exceso” y fue la última vez que consumió. Tocó fondo. Aquel mal momento lo acercó a Dios y le pidió que lo ayudara a salir de los vicios, de lo contrario que lo “llevara” porque estaba haciendo sufrir a muchas personas queridas.

“Las drogas y el alcohol ya no están en mi vida desde hace nueve años. Dios llegó en el momento justo a mi vida y me ayudó a salir de esto. Tuve un decaimiento grande por el tema de las drogas, algo muy feo en el tema de haber consumido demasiado. En ese momento yo solo hice un pacto con Dios y le dije que si no me sacaba de esto que me llevara. Nunca me dejé influenciar para consumir, yo solo quise experimentar”.

Hay un equipo de la Primera de Turquía que me busca hace tres años, pero ellos me quieren en libertad. Donde Dios me mande, iré feliz.

Eddie Guevara
nikita-mazepin-mick-schumacher-haas-f1-2021-750x354

Mazeptin denuncian privilegios de Mick Schumacher en la escudería Haas

Leer más

Su acercamiento con el Señor fue a través de una amiga, que lo invitó a una iglesia cristiana. Pero también recibió ayuda espiritual del exfutbolista Jhon Cagua y en la parte profesional de su suegro Jacinto ‘Chinto’ Espinoza, exarquero de Emelec y Liga de Quito.

“Cuando fui a la iglesia pensé que mi amiga le había contado toda mi historia al pastor porque todos sus comentarios me caían a mí (risas). El ‘profe’ Jhon Cagua me daba enseñanzas bíblicas y mi suegro me ayudó bastante en lo futbolístico. En el camino me encontré con Cristo y fue lo mejor que me pasó. Tengo mi esposa, mi familia y voy a ser papá. Ya con mi esposa pude seguir en este buen camino”, comenta el jugador, quien antes de llegar a Técnico en 2019 militó en Rocafuerte (2013), Deportivo Quito (2014-16) y Liga de Portoviejo (2017-18).