Cuando la Copa América no era un laboratorio

  Deportes

Cuando la Copa América no era un laboratorio

En las ediciones de 1959 y 1993, ambas en Ecuador, la Tri tuvo sus mejores presentaciones porque era una prioridad

Ecuador-1993
La selección ecuatoriana de 1993 quedó en cuarto lugar siendo el anfitrión del torneo.Cortesía

Ecuador arrancó mal otra edición de la Copa América. Ha sido algo habitual en la Tricolor a lo largo de su historia en el torneo más antiguo del fútbol. Antes con la nomenclatura de Campeonato Sudamericano y ahora con el que todos asociamos, siempre ha sido un escollo grande para la selección nacional.

Emelec-Adidas

Emelec tiene fecha para sacar su nueva camiseta Adidas

Leer más

Pero hay dos participaciones que asoman en los libros históricos del torneo, como las mejores de Ecuador, al menos, en cuanto a posición. En ambas ediciones la selección acabó en cuarto puesto: la primera fue en 1959 y la otra en 1993, coincidentemente, cuando el país fue sede del torneo.

EXPRESO conversó con protagonistas de ambas participaciones y la mayoría coincidió en un punto, que ellos tenían como objetivo inmediato ganar el torneo internacional.

Si bien era otro sistema de campeonato y era un todos contra todos, Ernesto Guerra, sobreviviente de esa camada de 1959, quien compartió con un joven Alberto Spencer (+), José Vicente Balseca (+), Carlos Alberto Raffo (+) Alfredo Bonnard y otros históricos de nuestro fútbol, le contó a este Diario cómo se prepararon para este torneo.

La conformación del equipo fue ideal. Jugadores con palmares y que respetaron la camiseta. La sudaban al máximo.

Ernesto Guerra, seleccionado en 1959

“Nosotros habíamos planteado el objetivo de conseguir ganar y competir a alto nivel. Teníamos un equipo con jugadores maduros, mentalizados en que no nos vengan a sorprender y nos convencimos de que si no podíamos ganar un partido, no lo perdíamos. Teníamos jugadores de talla, y había una vocación total de jugar en la selección nacional. Podía haber errores, pero lo que sí era inadmisible es el exceso de confianza. Por eso creo que tuvimos un buen rendimiento, estábamos muy enfocados”, dijo Guerra.

VENEZUELA.COPA-AMERICA-BRASILIA

Copa América: Conmebol confirma 65 casos de COVID-19

Leer más

A partir de ese torneo, la selección nacional pasó décadas para volver a tener una participación que la sitúe en puestos importantes.

Precisamente, en 1993 volvió a sonreír Ecuador en la Copa, quedando tercero, eliminado en semifinales ante México.

“La ilusión y emoción de la realización de la Copa América en Ecuador nos motivó mucho. Sentíamos que no podíamos fallarle al país”, empezó diciendo Eduardo ‘Tanque’ Hurtado, uno de los goleadores de la Tri en el certamen.

Yo le exijo a la Tri porque es hora de que Ecuador pelee arriba. Desde el 93 para acá no se ha conseguido nada en Copa América.

Eduardo 'Tanque' Hurtado, seleccionado en 1993.

El Tanque recordó que Dusan Dráskovic, entonces DT de la Tri, tuvo un impasse con el entrenador de Colo Colo, club en el que militaba el Tanque, ya que no lo querían dejar competir con Ecuador.

Mirko Jozic no quería cederme para la Copa y tuvo que hablar con Dusan para que me ceda. Al final pude jugar, fue un orgullo y nos preparamos mucho para ese torneo con una gran pretemporada. No era la idea de probar jugadores o experimentar, nuestra idea era ganarla, por eso nos dolió quedar fuera ante México”.

Selección-ecuatoriana-Colombia-goleada

La selección ecuatoriana, más efectiva con un delantero en punta

Leer más

José ‘Pepín’ Gavica fue otra de las armas de la Tri en ese torneo y recuerda que el grupo estaba muy unido y había un alto nivel de competencia.

“Hoy los técnicos dicen que van a la Copa a probar, a analizar, a dar oportunidades a los que no vienen jugando, una especie de laboratorio, cuando no debería ser así”, explicó.

Dábamos todo por ir a la final. Mucho tiempo entrenando para eso, que hoy no lo hacen. Nos preparamos para la Copa América.

José 'Pepín' Gavica, seleccionado en 1993.

Jacinto Espinoza sufrió la eliminación de forma particular, ya que él recibió los dos goles de Hugo Sánchez en el Atahualpa, y, aunque reconoce que a ellos les ayudó la base del preolímpico sub-23 del 1992, tiene confianza en la selección de Gustavo Alfaro.

“Siempre que juegas por la selección quieres ganar. Todos estamos esperanzados en que esta consiga cosas grandes, pero comenzamos mal y ojalá desde la nueva fecha empecemos a ganar”, culminó.