Deportes

Bruno Piñatares: "Es chocante. La gente fallece en la calle"

El volante de Barcelona está impresionado por la forma en la que el coronavirus desbordó la  salud pública del país.

Fútbol
Bruno Piñatares (d) habló con un medio de su país respecto a lo que sucede en Guayaquil.Archivo

El inicio de la primera temporada en Barcelona ha resultado agridulce para Bruno Piñatares. El centrocampista uruguayo está feliz por haber fichado por "un equipo grande", pero la emergencia médica que vive Ecuador con motivo del coronavirus, lo tiene inquieto.

En diálogo con Ovación Digital explicó la forma en la que, para su concepto, se está manejando esta pandemia en nuestro país.

Barcelona Piñatares

Coronavirus: Barcelona desmiente que Bruno Piñatares tenga la enfermedad

Leer más

“Esto (Samborondón, donde está su casa) es como una isla, otro mundo. Aunque fue en esta zona que se dio el primer caso que fue una mujer que llegó de España, entonces hay bastantes casos de contagio. Por eso se han tomado muchas precauciones y medidas de seguridad. Acá tenemos canchas de tenis, de fútbol, gimnasio y piscinas, pero no podemos usar ningún área común. Tenemos que estar adentro y se respeta a rajatabla sino hasta te pueden hacer una denuncia policial”, relató.

“En casa salgo solo yo y si es necesario. Lo hice solo dos veces en 17 días que llevamos de cuarentena. Hacemos el pedido al supermercado, lavamos todo lo que entra y cocinamos en casa”, añadió quien vive junto su esposa Valentina y su hijo, el pequeño Benjamín, de ocho meses de edad.

Piñatares se mostró sorprendido por las cosas que pasan en el puerto principal.

“En Samborondón estamos bien, en otras zonas es más complicado controlar que la gente no salga o no se vaya a la playa. Y esas zonas son las más complicadas, sumado a que no todos tienen acceso a una buena salud. Acá la salud es paga por seguro médico. Los vídeos que circulan son de esas zonas y son fuertísimos y muy chocantes. Con gente que fallece en la calle y (las autoridades) se demoran en recoger los cadáveres. Es producto de que la salud pública está desbordada. No hay camas ni cómo hacer tests, al igual que pasa en otros países. Las ambulancias no dan abasto y priorizan salvar a los enfermos antes que levantar a los muertos. A mí me llamó mucha gente preocupada por lo que ven en televisión. Es muy feo, pero las realidades que se viven en las diferentes zonas de Guayaquil son muy distintas. En Samborondón hay hasta policía privada y shoppings dentro de la zona. Pero hay otros lugares que están muy complicados socioeconómicamente. Es chocante y triste, pero es la realidad. Es lamentable, pero son realidades muy diferentes. Y lo que se mostró es lo peor. La peor parte”, acotó.

El deportista reconoció que "tampoco se sabe con certeza cuántas muertes hubo realmente".