Deportes

El Barcelona de Quique Setién sufre la primera derrota

El equipo catalán no encuentra su mejor forma y dejó el liderato servido para el Real Madrid

barcelona
Lionel Messi tuvo muchos problemas para organizar la ofensiva del Barcelona. Los volantes nunca pudieron ganar la batalla.JOSE JORDAN

El Barcelona, después de los apuros esta semana para derrotar en la Copa del Rey al Ibiza, de la tercera categoría del fútbol español, perdió este sábado 25 de enero de 2020 en campo del Valencia por 2-0, en la 21ª jornada de liga, y pone en peligro su liderato.

El Barcelona había destituido a Ernesto Valverde cuando el equipo azulgrana era líder, colocando en su lugar a Quique Setién, que cosecha su primera derrota en su tercer partido.

Si el Real Madrid, igualado a puntos ahora con el cuadro catalán, gana o empata el domingo en Valladolid (15º), será nuevo líder.

Dortmund's Norwegian  (31045428)

El Dortmund sube al podio con un encendido Haaland

Leer más

Setién había prometido buen juego a su llegada, pero por ahora no ha llegado, y tampoco los resultados.

El entrenador cántabro cumplió en este partido en tener la posesión (más de un 70 por ciento), disparó más y su equipo dio más del triple de pases que su rival, pero en el fútbol moderno prima la efectividad y Albert Celades le dio una lección en ese sentido a Setién.

En su debut tras llegar al cargo, el Barcelona de Setién pasó apuros para ganar al Granada por 1-0, después sufrió para eliminar al Ibiza, donde tuvo que remontar en los últimos minutos para acabar ganando por 2-1, y ahora ha llegado la primera derrota.

El primer tanto del partido para el Valencia llegó en el minuto 49, cuando el lateral izquierdo Jordi Alba marcó en propia meta, al tocar un remate del uruguayo Maxi Gómez, que no iba a gol.

El propio Maxi Gómez aseguraría el triunfo de su equipo en el 77, con un disparo colocado a la izquierda del portero alemán Marc André Ter Stegen, tras un centro desde la derecha de Ferrán Torres.

El Barcelona puede también dar las gracias Ter Stegen, que detuvo un penal de Maxi Gómez a los diez minutos de partido, tras una falta de Gerard Piqué a José Luis Gayá, y multiplicó las paradas.

Incluso Leo Messi, capitán del Barcelona, no pudo hacer nada, cuando ha salvado a su equipo en muchas ocasiones, pero esta vez el argentino no hizo un buen partido, encadenando malos pases, tiros libres errados y malas elecciones en su remate, tal vez contagiado por el juego del conjunto azulgrana.