Barcelona: Pelo y barba para el Ídolo

  Deportes

Barcelona: Pelo y barba para el Ídolo

El barbero manabita Carlos Monroy aprovecha la estadía torera en Manta para trabajar con los amarillos

Barcelona-Barbero-pretemporada-Manta
Carlos Monroy, barbero manabita, con el volante Michael Hoyos, refuerzo canario para esta temporadaCortesía

Carlos Monroy juega en cualquier cancha: de local o visitante. Puede atender en su local que tiene en el centro de Manta o donde lo requieran. En estos últimos días, el barbero manabita se encuentra con la agenda copada debido a que ha sido contratado para cortarles el pelo y arreglarles la barba a los jugadores de Barcelona, que se encuentran en suelo manabita, donde realizan su pretemporada.

Los futbolistas del cuadro canario han aprovechado su estadía en dicha ciudad para solicitar los servicios de este profesional, quien se ha hecho famoso por ser el estilista de “casi 1.200 jugadores”. Así lo confirma el mismo Monroy, en una entrevista con EXPRESO.

ariel-nahuelpan-futbolista

Barcelona, nuevas deudas para cubrir otras

Leer más

“Llevo más de diez años cortándole el cabello a muchos jugadores del fútbol ecuatoriano. Estoy seguro de que por mis manos han pasado unos mil doscientos jugadores. Gracias a Dios me he dado a conocer por las recomendaciones”, manifestó el barbero.

Monroy dejó saber que antes de que el elenco canario llegue al principal puerto de Manabí, él ya sabía que su tiempo iba a estar colapsado.

Esto, debido a que los jugadores le habían anticipado que iban a requerir sus servicios, mientras duraba la pretemporada. “Tengo muy buena relación con todos. Pero los que me contactaron antes de llegar fueron Bruno Piñatares, Mario Pineida y Williams Riveros. Ellos me llamaron y me indicaron que no se habían cortado el cabello desde que terminó la temporada y que necesitaban urgente una ‘podada’ (risas)”.

Y así fue. A los pocos días de que el Ídolo iniciara su pretemporada, Monroy fue ‘convocado’ para el trabajo. Pero antes de acudir a la concentración amarilla, el barbero, de 33 años, tenía que cumplir con los respectivos requisitos de bioseguridad.

Barcelona-Barbero-pretemporada-Manta
La Máquina Quinteros (d), uno de los clientes de Carlos Monroy.Cortesía
Leonel-Quiñónez-Macará-Barcelona

Barcelona tiene lista la máquina 2021

Leer más

“Me tuve que hacer pruebas de COVID-19 para poder entrar en contacto con los jugadores. Gracias a Dios salí negativo y pude empezar a trabajar”.

Monroy reveló que Pineida y Sergio López son los jugadores más exigentes a la hora del corte, pero quien más trabajo le ha dado hasta ahora ha sido Sergio Quinteros.

“López y Pineida están pendientes hasta el último detalle. Me piden que utilice tal máquina, que use navaja por aquí y por allá (risas), pero lo importante es que quedaron satisfechos. Pero con quien sufrí fue con la Máquina Quinteros. Él llegó con el cabello bien tupido y por eso hasta casi se me daña una cortadora”.

Pero no solo los jugadores del plantel canario han requerido sus servicios, sino también los integrantes del cuerpo técnico. “El jueves pasado le corté al profe Marco Conenna (preparador físico) y al DT Fabián Bustos. A ellos los había atendido antes, cuando estuvieron en Delfín. Ahora solo me falta algún dirigente (ríe)”.

Monroy afirmó que por sus manos han pasado todos los jugadores canarios, incluso los nuevos. “Esta semana conocí a Michael Hoyos y Gabriel Cortez. A ellos nunca antes les había cortado. Les gustó el trabajo que les hice e intercambiamos números para alguna otra ocasión”.

Barcelona-Barbero-pretemporada-Manta
El barbero de los futbolistas con Marco Conenna, preparador físico de Barcelona.Cortesía
Fabián-Bustos-técnico-Barcelona

Fabián Bustos: “En el mundo de Barcelona siempre existirá la presión”

Leer más

El profesional destacó que no le gusta que lo llamen peluquero, sino barbero, ya que existe una diferencia: “El peluquero trabaja con tijeras, yo lo hago con navaja, pues ahí se ve la destreza de quienes nos dedicamos a esto”.

En cuanto al costo por sus servicios, Monroy reveló que los jugadores son los que se encargan de ponerlo. “No me gusta darles un valor. A mí lo que me importa es dejarlos bien, que ellos se sientan a gusto con el trabajo. Cuando me preguntan ‘¿cuánto es?’, les digo que se los dejo a su criterio. Algunos me dan 20 dólares, otros 30 y así va aumentando (risas)”.

El barbero indicó que ayer le terminó de cortar el cabello a toda la plantilla torera y que ahora volverá antes de que termine la pretemporada para un último servicio. “Ya me dijeron que antes de irse tengo que volver. Ellos quieren llegar guapos a la Noche Amarilla. Ya un par me pidió un corte novedoso, que los haga lucir ese día”, finalizó.