El karting cierra un año exitoso

  Deportes

El karting cierra un año exitoso

La empresa privada le dio un importante impulso al deporte de los pequeños bólidos.

Los motores rugieron con más fuerza este año en el kartódromo de Guayaquil, gracias a las gestiones realizadas por la dirigencia, que tuvo en la empresa privada a su principal soporte.

Aunque nunca se detuvo, el deporte de los pequeños bólidos tomó un impulso importante en esta temporada.

Juan Carlos Gajardo, colaborador del Guayaquil Karting Club, considera que la clave del despertar de esta disciplina se basa en el esfuerzo realizado por Henry Taleb, quien logró despertar el interés del Municipio de Guayaquil y de la empresa privada.

“El primero nos ayudó con el asfaltado de la pista, mientras que la segunda colaboró con el aspecto económico, lo cual sirvió para armar escuderías (equipos), con dos pilotos cada una, quienes prácticamente no tuvieron que gastar ni un centavo para participar. Aquí se les dio los monoplazas (coches), llantas, apoyo mecánico y hasta unas azafatas (modelos), al más puro estilo de la Fórmula 1”.

El periodista Vito Muñoz, uno de los pocos profesionales de esta rama que impulsa el automovilismo en el país, se siente satisfecho con lo logrado. “El karting está mejor que nunca, porque se han juntado los tres factores fundamentales para que un deporte tenga éxito. Primero, la parte técnica, a cargo de Henry Taleb, quien se encarga de poner a punto todos los coches e incentivar a los 20 o 25 pilotos que están compitiendo. Segundo, el marketing logró atraer a empresas de mucho poder, relacionadas con el mundo automovilístico. Tercero, se ha brindado una gran difusión de las actividades, con transmisiones en vivo por televisión, algo que estimula aún más a los patrocinadores”.

Lo sembrado trajo una buena cosecha. A los nombres ya tradicionales en la pista guayaquileña, se sumó un nuevo grupo de deportistas que sueña con abrirse camino en el mundo de la velocidad.

Andrés Roditi, Santiago Saab, Antonio Saab, Francisco Larrea, José Antepara, Hoover Ochoa, Leonidas Drouet, Andrés Gómez, Nicolás Peribonio, Fabricio Roditi, Iván Rumbea, Mauricio Rumbea, Javier Maldonado, Hugo Quevedo, Jean Pier Moreno, Dany Ortega y Juan Carlos Gajardo fueron habituales asistentes al asfalto porteño.

Capítulo aparte merecen Leonidas Drouet y Philippe Michelet. El primero incluso tuvo oportunidad de conducir en la tradicional prueba de Le Mans, mientras que el segundo consolidó una tradición familiar que inició su abuelo Pascal (+) y que luego siguió con éxito su padre Jean Pierre.

“El karting es mi mundo y me agrada mucho ver que Guayaquil está recuperando el espacio que merece en este deporte”, dijo Antepara.

Un calendario intenso, que concluyó con la prueba de los 50 Kilómetros Lubricantes Total -ganada por Michelet- marcó un año en el que una tradición de la ciudad volvió con fuerza y que en el año 2020 promete nuevas sorpresas para sus seguidores.