Alexandra Escobar: “Después de Tokio no quise saber de nada, ni de nadie”

  Deportes

Alexandra Escobar: “Después de Tokio no quise saber de nada, ni de nadie”

La histórica pesista ecuatoriana habla por primera vez tras su fallida actuación en los Juegos. Vivió meses de depresión, pero vuelve para los Bolivarianos. Inicia un nuevo ciclo olímpico

Alexandra Escobar pesas Ecuador
A sus 41 años Alexandra Escobar sigue en forma y entrenando fuerte, ahora para los Juegos Bolivarianos.Christian Vinueza / Expreso

Los Juegos Olímpicos de Tokio terminaron el 8 de agosto del año pasado y desde entonces no se supo nada más de Alexandra Escobar. Al ser ella la halterista activa con más historia en este deporte y que incluso estuvo cerca de la medalla en los Juegos de Río 2016, su comentario tras el oro de Neisi Dajomes en pesas, era vital. Sin embargo, ella desapareció del mapa.

Hoy, con ánimos y sueños renovados, la esmeraldeña de 41 años reconoce que fueron días difíciles. Sufrió de depresión y llegó a estar días enteros aislada. EXPRESO conversó con ella y le confesó que por más de cuatro meses no quiso saber de nada ni de nadie que tenga que ver con el deporte. Pero recapacitó, el viernes pasado Escobar se embarcó en una nueva aventura: aceptar la designación de abanderada y participar en el inicio del nuevo ciclo olímpico, los Juegos Bolivarianos de Valledupar 2022.

Ecuador Abanderamiento Juegos Bolivarianos

Ecuador despidió a la delegación para los Juegos Bolivarianos de Valledupar 2022

Leer más

“He vuelto más feliz y orgullosa de representar al país. Es verdad que en Tokio dije que eran mis últimos Juegos Olímpicos, pero conversé como mi entrenador y decidimos asistir a estos Juegos Bolivarianos para ver cómo nos va. Decir que seguiré en los Juegos Sudamericanos, Panamericanos y luego París creo que es muy precipitado aún. Vamos pasito a pasito”, dice hoy Alexandra con la amplia sonrisa que la caracteriza.

Con cinco Juegos Olímpicos a cuestas (debutó en Atenas 2004 donde fue séptima, Pekín 2008 (5a), Londres 2012 (9a) y cuarta en Río 2016), Escobar será también la deportista bolivariana con más participaciones en justas de este tipo al sumar este año seis, desde Ambato 2001, Armenia y Pereira 2005, Sucre 2009, Trujillo 2013 y Santa Marta 2017, todas con medallas de oro en sus intervenciones.

“Estoy feliz, ser abanderada es una de las distinciones o responsabilidades más importantes que puede recibir un deportista, y aquí estoy”, precisa.

Alexandra Escobar pesas Ecuador
Alexandra recibió el viernes pasado la designación como abanderada para Valledupar.Cortesía

Hablar sobre su participación en los Juegos de Tokio no es algo que le llene en realidad. La que iba a ser su última intervención en los 95 kilogramos fue como “una pesadilla”, dice; falló en los tres intentos de levantamiento que tuvo, por lo que ninguno fue válido y quedó eliminada automáticamente. Para ella el mundo se le vino encima.

“Después de los Juegos Olímpicos no quise saber de nada ni de nadie. Estuve muy mal, me pegó muy duro. Me deprimí mucho. Me repetía que no podía terminar así mi carrera, no era como quería. Me he dedicado en cuerpo y alma, literalmente, a él y que de repente se acabe así, no era justo. Pero recapacité. Entendí que la medalla de Tokio no era para mí, y que lo importante es que al final la consiguió el país con Neisi. Y no una, sino dos: oro con ella y plata con Tamara (Salazar)... y en pesas, que fue lo mejor de todo”, aclara, feliz.

jericco-rosero

Jericco Rosero: El pescador que surfea las adversidades

Leer más

Alexandra ha crecido con las pesas a golpes. Durante el desarrollo de su carrera vivió la muerte de su madre, quien era inspiración, luego murió su esposo, amigo y confidente, y hoy se encarga de velar por su hijo Dominic, quien ya es un joven de 16 años. De ahí que siempre es frontal. “No te voy a negar que mi sueño era conseguir esa medalla de oro, pero fue mi deporte”, confiesa asegurando aún no haber podido conversar en persona con Neisi, pero que eso no quita que esté feliz por lo que consiguió.

“Soy y seré la más orgullosa de saber que detrás de mí vienen muchos chicos muy bien preparados para subirse a un podio al que no subía nadie hace más de 25 años, cuando Jefferson Pérez logró por primera vez el oro en Atenas 1994. Neisi no llegó allá de la noche a la mañana, sino que viene preparándose desde muy jovencita y es muy disciplinada, así que bien merecido lo tiene”, acota.

De cara a lo que deparará la temporada, Escobar primero se enfocará en los Juegos Bolivarianos. Venía entrenando a distancia en Esmeraldas y recién hace dos semanas trabaja presencial con su equipo en Guayaquil. Tiene recelo porque “hay muchos jóvenes de nivel muy elevado”, pero apela a su experiencia.

“Nunca me he rendido; peor lo voy a hacer ahora. Veré cómo me va en Valledupar y luego analizaré si iré a los Juegos Sudamericanos que serán este mismo año en Asunción, Paraguay”, remata.