Deportes

Los Aguinaga se cuidan a la distancia

Álex reside en México pero, si algo le da calma, es saber que su hermano menor cuida de su mamá en Quito.

Agui
Juan Francisco Aguinana está en Quito, junto a Susana Garzón, su madre.Cortesía

Hace cuatro días se decretó una orden gubernamental en México para que la gente no salga de casa, pero Álex Aguinaga se acogió al aislamiento voluntario desde hace tres semanas. Así lo contó el Güero en diálogo con EXPRESO y confesó que, si algo le da mucha calma, es saber que su mamá, Susana, está saludable y bajo los cuidados de la familia que reside en Quito.

El hermano menor de Álex, Juan Francisco, también exseleccionado nacional, es el encargado de velar por la salud de la mamá de ambos. Él se fue a vivir a Ambato a inicios de este año para trabajar como parte de la directiva de Mushuc Runa y luego como director técnico de Baños Ciudad de Fuego, equipo de Segunda Categoría, pero retornó a Quito en cuanto la situación por el coronavirus se puso compleja.

A1-6477614 (16477614)

Directorio de la Ecuafútbol aprobó 20 medidas para luchar contra la crisis actual

Leer más
Aguinaga
Álex Aguinaga participando de una de las campañas en la lucha contra el coronavirus.Cortesía

“Mi mami está bien y eso es algo que me da calma estando tan lejos, saber que Juan Francisco está con ella. Mi papi también está bien y saludable. Allá (en Ecuador) ellos se cuidan mucho”, comentó el eterno 10 de la Tricolor.

Mientras, el Güero pasa tiempo con sus tres hijos en Aguascalientes (México), donde, además, tiene una academia de fútbol desde hace 15 años. “Tenemos actividades en familia. Juegos de mesa, compartir juntos. Pasar tanto tiempo puede generar algunos roces, por eso es importante alternar con otras actividades, como en mi caso hacer un poco de ejercicio”, contó.

A través de las redes sociales de su academia de fútbol, Álex ha compartido varios retos para los aficionados al rey de los deportes, como hacer ‘cascaritas’ con la cabeza alternando con una pared, o enseñar trucos para mantenerse en forma durante el confinamiento.

Juan Francisco, el menor del clan Aguinaga (después de Adrián, Álex, Marcelo y Fernando), dejó su situación laboral en Ambato en ‘pausa’. Esto porque, según comentó, el club Baños Ciudad de Fuego le ofreció, además de su salario mensual, el pago de vivienda y alimentación, pero él comía a diario en un restaurante que, debido a la situación sanitaria, cerró sus puertas temporalmente.

“Entonces le pregunté a la directiva si me van a mandar la comida o si me van a dar para prepararla. Pero me dijeron que decida lo mejor para la estabilidad de mi familia mientras todo esto se resuelve, así que preferí regresar a Quito”.

Hace dos semanas que Juan volvió al hogar materno, ubicado en el norte de la capital, donde cuida de Susana, quien exhibe las camisetas y recortes de periódicos que tienen que ver con las carreras deportivas de Álex, Marcelo y Juan, los tres retoños que se dedicaron al fútbol de forma profesional.

Rubén, el padre de los Aguinaga, vive por el Hospital Metropolitano, también en el norte de la ciudad. Aunque en estas épocas no pueden salir de casa y hacer visitas, los Aguinaga están todo el tiempo en contacto, tanto los que viven en Ecuador como Álex desde su hogar en México.