Ciencia y Tecnologia

“Si quieres tener datos personales seguros, lo mejor es no usar teléfono”

Un experto en informática habla con EXPRESO y explica cómo se filtran videos e imágenes íntimos desde los celulares. Un abogado aclara la parte legal

HACKER
El robo de información desde el teléfono o desde la computadora es muy común, como el hackeo de redes sociales.Archivos.

La intimidad de una actriz guayaquileña se ha quedado colgada en Internet y está al alcance de cualquier persona. Un video filmado con un celular, muestra a la mujer teniendo relaciones sexuales con otro joven. Desde ayer, esas imágenes recorren las plataformas y los teléfonos móviles de miles de curiosos y morbosos.

¿Cómo llegó algo tan íntimo a vista de "todo el mundo"? Nadie lo sabe. Lo único seguro es que el video se grabó con el móvil de uno de los dos involucrados.

En las redes sociales, el debate está encendido: ¿Es recomendable filmarse o no durante un momento íntimo? ¿Por qué no borraron el video? ¿Todos los datos que tenemos en el celular están seguros?

Emma Guerrero.

Emma Guerrero: iniciará una campaña contra la violación a la vida íntima

Leer más

El experto en seguridad informática, Roberto Olaya, inicia respondiéndole a EXPRESO la última pregunta:“Si queremos tener datos e informaciones personales seguras, lo mejor es no usar teléfono o no guardar nada en él. Allí nada tenemos seguro”, indica. Ni siquiera los celulares de iPhone, de los que se presume su seguridad, están exentos.

La solución, dice, tampoco está en decirle a los usuarios "no se graben". "Los celulares traen cámaras para filmar y tomar fotos. Prohibirle algo a la gente, es tentarla", añade.

Una de las recomendaciones, explica, "es desactivar la sincronización con la nube, donde se sube la información de forma automática". O, seleccionar lo que se quiere que se sincronice.

Pese a que la nube es necesaria para recuperar información en caso de pérdidas del teléfono, aquellos datos, en ella guardados, no están solo en manos de sus dueños.

“Toda la información que se guarda en el teléfono, le pertenece a la empresa que está dando sistema operativo. Nosotros solo somos dueños del teléfono físico”.

Puede que filtración del video, desde la nube, no fue el caso de la actriz ecuatoriana. Se desconoce. Sin embargo, este caso da la pauta a la reflexión de cómo cuidar los datos dentro del móvil para evitar hackeos.

access-blurred-background-close-up-connect

Dos de cada 5 latinoamericanos ignora que sus dispositivos pueden ser hackeados mediante el router

Leer más

La información que llega a la nube, explica el informático a EXPRESO, llega a diferentes empresas que analizan tu estudio de comportamiento y qué gustos de carros tienes, si te gusta la sierra o la playa y hasta si eres o no "fashion". Esta información se vende a las agencias de viajes, hoteles, cadenas de ropa, etc. que luego te promocionan destinos y prendas y accesorios sin que los pidas.

Sin embargo, a estas empresas, generalmente, no les interesa los videos sexuales. Pero sí a los delincuentes virtuales o aquellos que buscan hacer daño.

"Ahora que el video está y no se lo puede detener, solo resta hacer conciencia de no reenviarlo", concluye.

RECOMENDACIONES

A más de desactivar la sincronización, Olaya recomienda hacer reparar los equipos con una persona de confianza, porque él mismo ha seguido casos donde técnicos en soporte toman imágenes de la memoria de los teléfonos para luego chantajear a los involucrados. También recomienda usar frases con combinaciones complicadas para las claves de correo, redes y cuentas bancarias. 

image_content_27121793_20190411182039

El riesgo informático de ‘tocar’ a un hacker

Leer más

“De 10 personas, 9 tienen como clave de la cuenta del banco, la fecha de nacimiento”, menciona Olaya, quien además es perito informático. Esas claves descomplicadas, que se crean para poder recordarlas, son muy accesibles para los hackers.

EL DELITO

La publicación de información íntima incurre en un delito. El artículo 178 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) habla de la violación a la intimidad. Pero ese mismo artículo dice que si la persona afectada por la divulgación de imágenes y videos, participó de la filmación y estuvo consciente de la misma, como en el caso de la actriz guayaquileña, aquello no se considera una infracción.

Así lo explica el abogado y docente de Derechos Informáticos, Lenín Hurtado, quien hace para EXPRESO una lectura al inciso. “Si por ejemplo, una tercera persona filma el video sin autorización de los dos que participan, ahí si caen en el delito que establece la norma”, explica.

Cuando la persona, que no estuvo consciente de la filmación, encuentra al culpable de que sus imágenes íntimas se difunda en redes sociales, puede denunciarla. La pena por este delito, señalado en el COIP, va de uno a tres años de prisión.

El abogado, quien además cursa un posgrado en Protección de Datos Personales recuerda que en septiembre del año pasado, en la Asamblea Nacional, se presentó un Proyecto de Ley de Protección de Datos Personales, que actualmente está en análisis y que pretende garantizar los derechos del ciudadano frente al tratamiento de sus datos personales.

Al aprobarse esta normativa, el afectado tienen herramientas para acogerse al 'derecho al olvido'. Es decir, podrá solicitar que se eliminen de las redes sociales y buscadores, la información que vulnere su intimidad.

Analizando los diferentes antecedentes, Hurtado recomienda más control y privacidad en el uso de las redes sociales personales, como mantener las cuentas públicas solo para su círculo de amigos y familiares.

Emma Guerrero - Fernando Zúñiga

Emma Guerrero se fortalece con el amor de su novio

Leer más

CUIDADO CON EL PORNO-VENGANZA

Hurtado detalla que no hay delito en filmarse teniendo relaciones sexuales con la pareja o intercambiar fotografías intimas con ella. Sin embargo, recuerda que existe el 'porno-venganza'. “Se da casos que cuando la pareja termina su relación sentimental, uno de los dos por venganza, sube a las redes imágenes comprometedoras para afectar a su ex-pareja, como venganza”. Por eso es mejor, desde su punto subjetivo, es mejor no filmarse.