El dilema de la terapia más cara del mundo

  Ciencia y Tecnologia

El dilema de la terapia más cara del mundo

La inmunoterapia ayuda al cuerpo a vencer al cáncer y elevan esperanza, tras los límites en quimioterapia y anticuerpos monoclonales.

dilema cáncer ciencia
Los anticuerpos monoclonales han dado esperanzas frente a algunos tumores donde no existían.Internet
los-tintes-para-el-pelo-pueden-perjudicar-la-salud_1_621x621

Los tintes y alisados, posibles causantes de cáncer de mama

Leer más

Las batallas que se ganan contra el cáncer no son exactamente épicas. Desde hace tiempo se sabe que los avances suelen ser progresivos y se alcanzan en algunos tipos de tumor, por grupos de pacientes y con éxitos que, en muchos casos, son efímeros y requieren un nuevo tratamiento para seguir ganando tiempo.

Loretta Nastoupil, directora del Departamento de Linfoma y Mieloma del Centro para el Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas en Houston (EE.UU.), trabaja con un tipo de terapia que ha logrado resultados espectaculares para algunos tipos de cáncer. 

Después de las quimioterapias, que supusieron hace medio siglo una primera fase de tratamientos poco específicos, y los anticuerpos monoclonales, que han permitido bloquear mutaciones, las inmunoterapias, que ayudan al sistema inmune a repeler la progresión del cáncer, han dado esperanzas frente a algunos tumores donde no existían.

Las CAR-T, con las que trabaja Nastoupil, se encuentran entre los más sofisticados de estos tratamientos. La tecnología, que por el momento se emplea en tumores de la sangre como el linfoma o la leucemia, consiste en extraer glóbulos blancos del paciente (linfocitos T) para llevarlos a un laboratorio e introducirles una modificación que les permita reconocer su cáncer específico.

Este tipo de tratamientos, como todos los experimentales, se ofrecen solo a personas que no han respondido a los medicamentos convencionales. Alrededor del 40% de estos pacientes que no tenían esperanza se curan con esta inmunoterapia. Nastoupil destaca que hasta la llegada de los CAR-T “no había visto nada tan transformador” porque ahora existe “una posibilidad de curación que antes no existía”.

Por ahora, en España, este tratamiento está aprobado para dos tipos de tumores de la sangre poco frecuentes y se podría aplicar a unas 300 personas al año. Con un coste de más de 300 mil dólares por un tratamiento que es único, supondría unos 60 millones. 

Nastoupil reconoce que las CAR-T tienen dos caras. Por un lado, su precio hace que, si se amplía su aplicación, puedan ser un quebradero de cabeza para los responsables de administrar los fondos dedicados a sanidad. Sin embargo, “como médico, tengo una opción curativa a disposición de mis pacientes con la que no contaba”, dice, y es posible salvar a personas que estaban desahuciadas.

CostosEn España, donde se usa para dos tipos de tumores de sangre poco frecuentes, tiene un costo de más de 300.000 dólares por tratamiento.
bolsonaro-cancer-brasil-presidente

Jair Bolsonaro pasa por pruebas médicas ante posible cáncer de piel

Leer más

Pese al elevado porcentaje de efectividad, Nastoupil no considera que sea necesario pensar en aplicar las CAR-T en fases tempranas de tratamiento contra el linfoma. En el caso del que puede tratarse con esta inmunoterapia, “el 60 % se cura con una combinación de quimio e inmunoterapia de primera línea”, apunta. “Entre los pacientes que no se curan, dependiendo de cuándo recaigan, al 20 % les va bien con terapia estándar”, que suele ser una combinación de quimios y un trasplante de médula ósea.

El nuevo tratamiento ha venido a ayudar a los que no respondían a estos tratamientos, pero Nastoupil cree que se podría introducir en fases previas. “Ahora se ha aprobado para pacientes que han fallado en las líneas previas de tratamiento. Los pacientes suelen recibir unas tres líneas de tratamiento previas antes de recibir las CAR-T, pero sabemos que si se introdujese antes, justo después de dos líneas de tratamiento, podría ser una estrategia más efectiva”, comenta.

Por el momento, los tumores sólidos, como los que afectan al hígado o a los pulmones, son un objetivo más complicado para las CAR-T. 

Una de las metas actuales de la Ciencia es crear alternativas más asequibles, una institución como el Hospital Clinic, de Barcelona, ha desarrollado su propia versión de este tipo de tratamientos con un coste muy inferior, de unos $ 50.000.

En un tratamiento tan novedoso también caben las incógnitas: el tiempo de supervivencia alcanzado y el control de los efectos secundarios. En cualquier caso, sobre costes o riesgos, Nastoupil concluye que “son preocupaciones que con terapias que curan merece la pena tener”.