Cómo superar un despido siendo el jefe del hogar

  Buenavida

Cómo superar un despido siendo el jefe del hogar

Esta pérdida tiene fases similares a las de un duelo. Entender cómo responder a ella es fundamental.

thumbnail_shutterstock_284884043
El despido laboral provoca un grave impacto emocional.shutterstock

Cuando un hombre es cabeza de familia y el único ingreso económico de su casa, un despido tiene un impacto emocional muy fuerte. Por ello, en revista SEMANA brindamos herramientas proporcionadas por expertos para aceptar y superar este suceso y cómo prepararse para reingresar al mundo laboral.

Aunque nadie es indispensable en un puesto de trabajo y alguna vez en la vida todos podemos ser despedidos, es necesario tener en cuenta que esto puede deberse a factores externos (reestructuración laboral, problemas económicos de la compañía, etc.) y que no necesariamente la causa está relacionada con nuestra capacidad o competencia profesional.

Por eso, cuando llega el temido llamado de Recursos Humanos con la mala noticia, se afronta una situación de estrés importante que si no es manejada correctamente puede afectar a largo plazo.

Fases

Cuando la separación laboral ha sido reciente, y dependiendo de cuán significativo fue ese empleo, la persona transita por varias etapas:

  • Negación: “no puedo creer que me hayan despedido”

  • Protesta o ira: “¿por qué me despidieron a mí que tengo tres maestrías? Son lo peor y no merecen todo mi esfuerzo"

  • Creencias de incapacidad: “no fui valorado o tal vez yo no fui suficiente”

  • Resignación: "no hay nada que hacer"

Entre la paralización y la acción:

Y aunque afrontar la pérdida de un empleo con optimismo es muy difícil, quedarse estancado trae problemas como ansiedad, insomnio, depresión e irritabilidad con la pareja y en el hogar en general.

“Se sumergen en un mundo de lágrimas, es decir, se encierran en el cuarto a llorar, no quieren salir, se sienten deprimidos y empiezan en su mente a dar vueltas y vueltas, mientras otros están ya poniendo un pequeño negocio o buscando contactos”, expresa Samuel Merlano, psicólogo organizacional.

El que se enfoca en la crisis, estará en crisis, pero quien se enfoca en lo que va a venir después de la crisis, tendrá grandes oportunidades, por eso es importantísimo, no quedarnos en la queja

Samuel Merlano, psicólogo organizacional.

¿Y cuándo esta situación se convierte en motivo de alarma? Sandra Moreira Ferrín, magíster en psicología clínica, lo aclara. "Si lleva más de 4 meses y la persona continúa con una perspectiva negativa de sí mismo, del mundo y del futuro ahí ya tiene que buscar ayuda profesional, porque esto podría agravarse y a la vez ahondar la crisis familiar porque el afectado no va a sentirse con la energía ni con la seguridad para buscar otro trabajo".

Consejos

  1. No lo tome personal: no asuma que un despido es algo negativo hacia su persona.
  2. Verifique la legalidad del despido: confirme que se lleve el debido proceso como lo manda la ley.
  3. Organice sus finanzas: reducir sus gastos, administrar correctamente su liquidación, sus ahorros y el seguro de desempleo lo ayudarán a amortiguar el bache.
  4. Descanse: aproveche este tiempo para hacer una pausa y hacer cosas que antes no podía por el ajetreo laboral.
  5. Reinvéntese: realice una autoevaluación honesta y refuerce mediante capacitaciones o cursos sus puntos débiles.

image3
Aproveche este tiempo libre para descansar, compartir con su familia y recargar energías para los nuevos retos venideros.pixabay

Una nueva oportunidad

Una vez que haya pasado las fases de su duelo y esté listo para retomar las riendas de su vida a nivel profesional, los expertos dan una serie de recomendaciones para volver con todo al mundo laboral:

  • Actualice su CV: El currículum vitae es su carta de presentación, además de ser visualmente atractivo, debe ser lo más claro posible, colocando una descripción a modo de resumen de su perfil y mencionando las funciones que desempeñó en cada trabajo, así como las capacitaciones junto con sus intereses y habilidades.

  • Sea paciente: Es probable que vaya a muchas entrevistas y no pase a la segunda fase, no caiga en desesperación ni crea que no es competente. Actualmente el país tiene altas tasas de desempleo y por ello puede tomar más tiempo de lo que espera.

  • Active sus redes de apoyo: comunique a todos sus contactos, ya sea familia, amigos, conocidos de su iglesia o excompañeros de trabajo, que está buscando una plaza laboral. La mayoría de las veces las personas consiguen empleo por recomendación de otra.

  • Regístrese en portales de empleo: En Ecuador existen varios sitios web para buscar trabajo en los que tendrá que llenar su perfil entre ellos están: LinkedIn, Computrabajo, Multitrabajo, Encuentra Empleo, entre otros.

  • No se limite: busque propuestas de acuerdo con su perfil profesional, pero también incursiones en otras áreas cercanas. Del mismo modo, también baraje la opción de emprender algo o trabajar como freelance.