Salud

Vigile la higiene oral de sus niños

Es fundamental cepillar los dientes después de cada comida y acudir al dentista en tiempos de pandemia.

Niño cepillándose los dientes
Una madre enseñando a su hijo a cepillarse correctamente los dientesShutterstock

Tan importante es llevar a su pequeño al pediatra como al odontólogo, más aún en esta época de crisis sanitaria en la que la salud oral es de vital importancia.

Con la cuarentena, muchas citas se postergaron y, con ello, la gravedad de los problemas, ya sean caries, gingivitis u otros. Los padres, dice la odontóloga Raquel Román, deben sentirse confiados de llevar a sus pequeños a los correspondientes chequeos, ya sea en casos de tratamientos por caries o porque requieren de ortodoncia, pues ellos ofrecen en sus consultorios exhaustivos protocolos de higiene y seguridad.

Y mientras está en casa, tome en cuenta las siguientes medidas.

Recomendaciones

  • Cepille sus dientes con regularidad. Para que esta actividad sea del agrado del bebé o niño, use un cepillo de cerdas suaves, jamás duras porque pueden a largo plazo dañar las encías y dientes. Recuerde reemplazarlo cada dos o tres meses. 

  • Ayúdelos a que se cepillen mínimo dos veces al día (sobre todo por la noche, antes de acostarse) durante dos minutos cada vez. Si el niño lleva ortodoncia, es mejor optar por un cepillo interdental, para lograr una limpieza más precisa y efectiva. Hay modelos de distinto tamaño y grosor.

  • Utilice pasta dental con fluoruro de sabor agradable. Cuidado con el uso regular de cremas blanqueadoras, mejor evítelas, porque contienen sustancias abrasivas que pueden dañar los dientes de los niños.

  • Evite alimentos azucarados y comida chatarra. El deterioro dental (con riesgo de caries) será mayor si el niño consume productos con azúcar y otros alimentos que se pegan a los dientes (como las galletas y frituras).

Cómo limpiar el cepillo

  • Enséñeles a lavar sus cepillos para eliminar los restos de pasta o comida que hayan quedado entre las cerdas.

  • Para desinfectar el cabezal, lávelo con agua y jabón o sumérjalo por un minuto en agua oxigenada diluida al 1 %. Realice la operación después de cada uso. Luego, seque bien las cerdas para evitar proliferación de bacterias.

  • Guárdelo lejos del sanitario y el lavabo, ya que los gérmenes pueden llegar a los cepillos dentales. No los deje junto a otros en el mismo vaso. Es preferible que el cepillo tenga una tapa para su cabezal.

Entre el 60 % y el 90 % de los niños en edad escolar tienen caries (incluso en países desarrollados). Fuente: OPS

Tenga en cuenta

9 de cada 10 personas en el mundo están en riesgo de padecer alguna enfermedad bucodental, desde caries hasta problemas en las encías y cáncer de boca.