Buenavida

Retratos a dúo nacidos en la pandemia

‘Retratando sobrevivir’ es un proyecto que traspasa las fronteras y que espera juntar más de 1.000 imágenes hasta noviembre

Obras
El retrato a Andrea Moreira lo realizó Daniel Ochoa, como parte del proyecto.Cortesía

Todo comenzó como un intercambio de retratos entre amigos. Wilson Jácome y William Martínez, ambos artistas visuales, querían hacer algo diferente durante la pandemia. Fue así como cada uno se puso en la tarea de pintar imágenes del rostro de su compañero.

El impacto de esta iniciativa fue tan fuerte, que días después Abdón Segovia, Martín Cano, Christian Moreano y Diego Villavicencio convirtieron esa idea de sus colegas en un proyecto al que se han sumado hasta ahora más de 120 artistas y al que llamaron ‘Retratando sobrevivir’.

“El discurso enfocado al ámbito del retrato fortalecerá las líneas del arte como tal, al pautar un documento vivo de los artistas ecuatorianos, un paso adelante de nuestras propias posibilidades, un hecho histórico”, dice Villavicencio, curador de esta muestra.

Grabados

Una antología de los 'monos' de Guayaquil

Leer más

El 8 de junio pasado surgió la propuesta y un mes después, cuando habían llegado 102 retratos a dúo que fueron subidos a la cuenta de Facebook de la iniciativa, se decidió premiar a cinco de ellos. Para hacer el reconocimiento, se tomaron en cuenta aspectos como la investigación, innovación, técnica, proceso, impacto visual y perfeccionamiento compositivo.

Obras
Andrea Pesantes usó vino para retratar a Gastón Macías y ganó el primer concurso del proyecto.Cortesía

Más que crear una competencia, la finalidad era dar un incentivo. Los premios, conseguidos por autogestión y que ahora se entregarán cada 15 días, tienen un valor promedio de 110 dólares cada uno.

Andrea Pesantes, quien se llevó el primer lugar, impresionó porque el retrato a Gastón Macías parecía una foto y lo había realizado con vino.

El segundo lugar fue para Marco Barahona, que es uno de los reconocidos retratistas del Malecón. Él pintó a Xavier Campos. El tercer puesto se lo llevó Daniel Ochoa, un muralista experimentado y que escogió plasmar el rostro de Andrea Moreira.

Coro

Voces de cinco países en su primer festival virtual

Leer más

La lista la completan Bryan Bajaña, de la Universidad de las Artes, quien realizó con código morse el retrato de su dúo, David Celi. Joel Mendoza, también estudiante, se llevó el quinto lugar al plasmar el rostro de Kimberly Yagual.

  • Obras
    Joel Mendoza plasmó a Kimberly Yagual y obtuvo un reconocimiento.Cortesía
  • Obras
    Marco Barahona retrató a Xavier Campos como parte de la iniciativa cultural.Cortesía
  • Obras
    Bryan Bajaña utilizó el código morse para retratar a su dúo, David Celi.Cortesía

En todos los casos, predominó el deseo de cada uno de superarse en sus trabajos.

Pero allí no termina el proyecto. Su director, Abdón Segovia, cuenta que el objetivo es juntar más de 1.000 retratos hasta noviembre.

Luego vendrá una segunda etapa, que es llevar la exposición de lo virtual a lo presencial. Lo harán, en una fecha aún por definirse, en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC). Ya tienen en mente cómo será. Los trabajos no estarán colgados en las paredes sino suspendidos en el aire. “Esto va a ser una propagación alterna al virus, va a ser una propagación cultural”, explica Segovia.

Sinfónica

La Sinfónica presentó el musical con los seguidores de Star Wars

Leer más

Es una propuesta que pretende innovar. Los organizadores han pensado colocar fuera del museo una placa de vidrio donde consten los nombres de todos los contribuyentes de los retratos y también de quienes apoyaron con premios para continuar con la iniciativa.

Es un proyecto que ha reunido a artistas de trayectoria y también a jóvenes talentos, tanto nacionales como extranjeros. Pertenecen a varias generaciones y son de todas partes. Están de Guayaquil, Quito, Cuenca, Machala, Babahoyo, pero también de otros países como Colombia, Perú, Venezuela, Chile, Cuba, México, El Salvador y Estados Unidos. Quieren reflejar con este trabajo que pueden crear en medio de las dificultades y que la pandemia no es un pretexto para dejar de pintar.