Buenavida

Nelson Maldonado: Los matices de su vida

Doctor, pianista, radiodifusor y máster en Turismo… una curva ascendente para llegar a ser quien es.

Nelson Maldonado
Conductor y productor de variados y entretenidos programas radiales. Descubrió las delicias de este medio en un bien logrado recorrido de dos décadas.Gustavo Guamán-Expreso

De vocaciones marcadas, ha enrumbado su vida a través de la música (su bastión de ruta), la medicina y la radio. De todas ha vivido y disfrutado a plenitud, incluso escribiendo un libro que delata una verdad escondida y que supo enfrentar con valentía.

pilar sordo

Pilar Sordo: "La gente cree que tengo la vida resuelta"

Leer más

Gozos de vida

Conductor y productor de variados y entretenidos programas radiales, Nelson descubrió las delicias de este medio en un bien logrado recorrido de dos décadas, en el que su característica ‘chispa quiteña’ lo convirtió en un popular radiodifusor, que goza del cariño y la admiración de miles de seguidores que, fielmente, esperan su pronto retorno a la radio. “Estoy haciendo una pausa, pero espero volver a tener mi programa de radio. Me encanta, porque he podido entrevistar y conocer a cientos de personajes de la vida pública, siempre en compañía de buena música. Hasta limpiador de alfombras he sido en la radio y eso me gusta”. Sin duda, un oficio que le ha dado muchas gratificaciones en el plano profesional y personal.

Pero Nelson es una ‘caja de sorpresas’, ya que ostenta un bien ganado título de doctor. Su práctica médica data de un recorrido de más de 50 años. Cuenta que nació con la vocación y jamás hubo duda alguna del camino trazado. Siendo muy pequeño, compró una jeringa con el primer dinero que cayó en sus manos y la pinchaba a limones y naranjas, soñando con ser médico. Graduado del Benalcázar, estudió en la Universidad Central del Ecuador, haciendo posgrados en Venezuela y Brasil. Su curiosidad, latente, lo condujo a ejercer en tres especialidades distintas que le tomaron una larga peregrinación de 12 años de estudios (cirujano pediátrico, internista y especializado en seroterapia embrionaria). Cumplidos 71 años, la práctica médica se ha reducido y su tiempo lo dedica sobre todo a la música, su gran pasión.

Su tatarabuelo fue el artista plástico Antonio Salas, uno de los más importantes retratistas de la época virreinal y principios de la República. Su padre fue en cambio un gran acordeonista y cantante de afición, mientras que de su abuelo heredó la motivación para aprender música, pues cuando niño le obsequió un piano. Lo demás lo completó por sí mismo, en un proceso que se fue dando de manera natural, potenciando su virtuosismo de ‘oído’.

A los 12 años, el conservatorio resultó tedioso, puesto que no era práctico y su profesor aplastó los dedos del joven músico con la tapa del piano, cuando quiso demostrar su destreza. En adelante, su formación fue autodidacta y, aunque no aprendió las partituras, dice que nunca es tarde para lograrlo y tocar, al menos, 10 piezas de los grandes clásicos.

Mientras estudiaba medicina, no desaprovechó la oportunidad para tocar su amado piano, todas las noches durante 17 años, en el Chalet Suisse. Y sus logros sobre el escenario se ampliaron, pues con talento y versatilidad estuvo en el escenario junto a grandes de la música como Julio Iglesias, Mercedes Sosa, Armando Manzanero, Nicola Di Bari, el Puma y muchos más, en conciertos desarrollados en Quito.

“Hace 55 años acompañé a los hermanos Benítez y Valencia en la Concha Acústica de la Villaflora. No llegó el guitarrista y me pidieron tocar junto a ellos con un órgano que tenían, esa fue una gran experiencia. Pero Manzanero me marcó con su chispa y gran ingenio. Es muy pequeñito, yo mido 1,96 metros y tocar el piano a cuatro manos fue increíble. Tuve muchas oportunidades de tocar afuera, pero mi carrera como médico me lo impidió. Me hubiese gustado hacerlo...”.

De su música ha vivido, incluso, más que de su profesión como médico. Ha grabado 30 discos (de corte popular y latinoamericano), 24 comerciales y 6 producciones de carácter privado bajo su sello discográfico Lucas Producciones, en honor a su último hijo. Y como no podía ser de otra forma, también estuvo a cargo de Matices, piano-bar en donde pasó gratos momentos en compañía de amigos y amantes de la buena música, durante 10 años. Le gustaría repetir la experiencia a pedido de muchos.

NELSON MALDONADO
Abuelo de seis pequeños, su gozo y orgullo mayor es la familia que fundó junto a su esposa Susana Samaniego.Gustavo Guamán-Expreso

La familia

Abuelo de seis pequeños, su gozo y orgullo mayor es la familia que fundó junto a su esposa Susana Samaniego, de quien dice ha sido una compañera de vida ideal, mujer extraordinaria que lo ha sabido acompañar en su andar de manera incondicional durante 41 años. Es “la mano dura” de la casa, cuenta Nelson. Tienen cuatro hijos: Nelson (o Pete como le dicen, de 40 años), Juan Lorenzo (38), Lorena (36) y Lucas (26).

Pamela Jalil

Pamela Jalil: Una caminante resiliente

Leer más

“Siempre fui un padre consentidor, jamás les dije qué hacer a mis hijos, respetando sus espacios. Pete es un gran neurointensivista, Juan Lorenzo trabaja en la banca en Nueva York, Lorena es una mujer y madre maravillosa (fue reina de Quito) y Lucas es economista, también trabaja en la banca. Hijos increíbles todos. Mi familia es realmente maravillosa, no puedo pedir más a la vida”.

Angustias

Entre tanta satisfacción y agradecimiento, también hubo bemoles. Confiesa que, a pesar de ser muy templado, siempre sufrió de 'angustias'. Una dolencia que mantuvo en secreto durante toda la vida y que tuvo que sortear en soledad. Sufrió un par de ataques de pánico e intentó tratarlo con psicólogos y terapistas, pero fue en vano. No obstante, luego de constatar que muchísimos de sus pacientes sufrían lo mismo, decidió escribir el libro, ‘Locamente’, como testimonio de lo que significa 'ser angustiado'. La obra resultó una suerte de catarsis para poder compartirlo con su familia, amigos y lectores en general. “Siempre lo oculté, porque el secreto era que nadie sepa que estaba angustiado... nadie te entiende. Es algo inexplicable, la angustia está ahí sin saber por qué ni cómo”.

Hasta que comprendió que debía dejarse acompañar de ella sin luchar. Dice que hay diferentes tipos de angustias, la ansiedad en grado extremo, las fobias, los ataques de pánico son superlativos de ella y hay que saber manejarlos para que no te superen. “Yo tuve fobia, por ejemplo, a los aviones. Jamás me subía a uno porque un hermano murió en un accidente de aviación... pero mi hija Lorena decidió casarse en Roma y por amor, venciéndome, la acompañé al altar”.

Confiesa que desde entonces, han sido ya más de 52 viajes al exterior que ha realizado, con angustia y gozo también. “Tengo una charla preparada al respecto y cuando pase lo del coronavirus la voy a dar”.

Ximena Aulestia

Ximena Aulestia: “Nunca he pedido nada, todo ha llegado a mí”

Leer más

Personal

  • Edad: 71 años.
  • Esposa: Susana Samaniego.
  • Hijos: Nelson (o Pete, como le dicen, de 40 años), Juan Lorenzo (38), Lorena (36) y Lucas (26).

NELSON MALDONADO
De su música ha vivido, incluso, más que de su profesión como médico. Quito 16 de Marzo de 2020 Agencia(ag-extra ag-expreso-ag-quito)Gustavo Guamán-Expreso

Hagan el amor todo lo que puedan porque eso se acaba, el tren pasa no una, sino ¡muchas veces! ¿Se vive una sola vez? ¡Mentira! ¡Se vive todos los días. Así que a disfrutar!

Nelson Maldonado, doctor, pianista, radiodifusor y máster en turismo