Buenavida

Karen Schulze, el arte de crear femineidad

La mujer es la inspiración en las obras de pintura y escultura de esta artista multifacética.

Karen Schulze
Su trabajo puede verse en instituciones y colecciones privadas.Cortesía

Aún con las distancias entre Guayaquil y Quito, el cálido diálogo hizo sentir como si nos introducíamos en la vida de alguien que logra plasmar color a donde otros ven blanco y negro.

Es la artista visual Karen Schulze al otro lado del teléfono durante la entrevista con SEMANA. Cuenta que llegó a Ecuador desde Venezuela en 1999 por cuestiones laborales de su esposo; y tras el paso del tiempo decidieron quedarse.

Desde entonces, las principales ciudades del país: Guayaquil, Cuenca y la capital (donde reside), han sido los escenarios donde ha demostrado su talento a la hora de hacer arte. Recuerda que la urbe porteña fue testigo de la primera vez que concursó en un evento artístico ecuatoriano y del cual obtuvo el primer lugar en el afamado Salón de Octubre.

Karen, cuya familia está predominada por mujeres, representa mucho el arquetipo de lo femenino en sus obras, y es aquello el hilo conductor de esta charla.

  • Diosas, un tributo a la mujer

El ser multifacética es lo que ha hecho que su nombre suene en los rubros de la pintura, escultura, interiorismo y la ilustración.

Después de explorar diversas etapas y motivaciones artísticas durante su trayectoria, confiesa que hoy se inclina por el expresionismo abstracto. “Los formatos inmensos, la obra con textura que atrape e invite a ser tocada, a conocerla y a vivirla”, es lo que la caracteriza.

Durante el 2020, en los meses puertas adentro por la cuarentena, reconoce que “necesitaba como artista aportar con una óptica positiva en medio de todo el caos que ha habido este año”.

Una de sus primeras obras en ese tiempo fue Diosas, que consiste en una colección de esculturas con la cual Schulze rinde tributo a la mujer latina, empoderada, moderna y libre.

Al terminar este proyecto, creó alianza con la Fundación Azulado Ecuador, para que un porcentaje de la venta de sus creaciones, sirva para la labor contra el maltrato y abuso de niñas que se incrementó durante el confinamiento por la pandemia.

“Necesitamos que las mujeres alcen su voz para que nada quede impune”, expresa. De ahí que la cabeza y los hombros de sus Diosas están en alto. “Es el gesto íntegro de una mujer que dice lo que piensa y siente”, comenta.

Las mismas fueron realizadas en resina fundida en siete colores distintos, y en dos tamaños diferentes (25 cm y 35 cm) para que puedan ser coleccionables.

Karen Schulze
Se ha desempeñado, como jurado, varias ocasiones, en los Salones de Octubre.cortesía

  • En pandemia el arte continúa

Reconoce que la riqueza de cultura es la que empapa sus obras. Nació en Chile, pero a los meses de nacida viajó con su familia a Perú, debido al trabajo de su padre. A sus 4 años de edad, se trasladan a Venezuela, un país del cual guarda buenos recuerdos, pues ahí estudió Arte y Diseño. Sin embargo, no fue hasta cuando vino a Ecuador, junto a su esposo e hijas, que empieza a desarrollar su carrera de artista.

Esa mezcla cultural y cúmulo de información que posee Karen, hace que también la busquen galerías del exterior. Suiza y España son algunos de los países donde ha expuesto su arte.

Ahora está concentrada en seguirse explayando. “No soy yo si no creo. Y sobre todo, me gusta armar proyectos de ayuda social donde mi arte pueda aportar en algo”. Es así que pasa horas en el estudio de su casa ubicada en Cumbayá, aprovechando los momentos de creatividad.

Mónica Avilés

Mónica Avilés, ejemplo de lucha y fortaleza

Leer más

En sus pinturas, además de tener como influencia la femineidad, también ahonda temas espirituales y los aborda en una paleta vibrante de colores.

“Este encierro hizo que los artistas miremos hacia dentro de nosotros mismos y encontremos qué es lo que realmente queremos expresar a través de las obras”, dice, y agrega que le ha gustado exponer desde las redes sociales, por el alcance que tienen.

Ahora está concentrada en llevar su obra Diosas a Miami y poder crear alianza con una fundación, tal como lo hizo en Ecuador. Pero sobre todo se visualiza creando en pro de la mujer actual.

Personal

  • La exposición que la marcó:: ‘Pertenezco a la madre tierra’ del 2012, que la desarrolló de manera individual en e l Centro Cultural Metropolitano.
  • Admira a: El expresionismo abstracto de la posguerra.
  • Artistas preferidos: Jackson Pollock y Jean-Michel Basquiat.
  • Está casada, es mamá de tres mujeres y abuela de una niña.
  • Estudió Arte y Diseño en Venezuela y se siguió nutriendo de conocimientos en Ecuador y países como España.
  • Su trabajo puede verse en instituciones y colecciones privadas
  • Se ha desempeñado, como jurado, varias ocasiones, en los Salones de Octubre.