Buenavida

Juan Manuel Correa, el sueño de un piloto

Contra todo pronóstico, el volante ecuatoriano está a punto de volver a los circuitos de las grandes ligas automovilísticas

Juan Manuel Correa, piloto automovilístico
El piloto ecuatoriano ha encontrado en su familia el mayor soporte emocional.Cortesía

El impacto fue a nivel mundial. El joven piloto se salvó de morir en un estrepitoso accidente mientras corría en El Gran Premio de Bélgica (2019), mientras su amigo de pistas, el francés Anthoine Hubert murió tras el suceso. Un año y medio después, con más de 20 operaciones en su pierna derecha -que se rompió en 50 partes-, Juan Manuel vive largas y extenuantes jornadas de rehabilitación, sostenido por sus sueños y el apoyo incondicional de su familia y amigos más cercanos.

Hace 4 meses está radicado en Barcelona donde recibe la atención de un equipo multidisciplinario que se encarga de que el deportista logre recuperarse de las serias lesiones producto de la memorable colisión, momento crítico que revive vívidamente: “Nunca perdí el conocimiento. Todo ocurrió ¡tan rápido! Desde el momento en que tuve visibilidad del carro de Anthoine hasta el impacto, fueron centésimos de segundo. Cuando el personal de emergencia realizó la extracción del carro empecé a sentir un dolor intolerable en las piernas y pedí a los paramédicos que me duerman porque no aguantaba más. Pensé que había perdido mis piernas”.

Tras sufrir un paro respiratorio y ser inducido al coma por 13 días, su familia, el mundo automovilístico y miles de fanáticos han seguido de cerca la recuperación del piloto ecuatoriano-estadounidense quien aún debe enfrentar por lo menos un año de rehabilitaciones, incluso a nivel psicológico, Sin embargo, muchas lesiones en sus piernas son irreversibles: “Menos mal no soy jugador de fútbol y puedo seguir corriendo en las pistas”, se consuela.

Con la madurez que le ha dado la vida, Juan Manuel afirma que ha aprendido a vivir un día a la vez: “El haber estado tan cerca a la muerte, por dos ocasiones, me ha enseñado ha apreciar la vida en sí. Nunca sabes lo qué pasará así que procuro estar al día en mis relaciones y con mis seres queridos y no complicarme o preocuparme más de lo que es necesario por temas sin importancia. Además siempre doy prioridad a lo que más valoro como mis sueños y metas”.

Foto de Sistema Grana (33153896)
El deportista ecuatoriano realiza exhaustivos entrenamientos como parte de su proceso de rehabilitación.cortesía

“Quiero ser campeón de la Fórmula 1”

A pesar de la traumática experiencia y en contra de todo pronóstico médico el joven está a punto de volver a las carreras este próximo mayo, luego de ser contratado por la escudería ART Grand Prix F3 cuando aún estaba en silla de ruedas: “He tenido que repetirme a mí mismo que puedo lograrlo a pesar de lo que piensen mis doctores y otras personas. Algunos días han sido extremadamente difíciles, pero cuando vienes de una situación médica tan complicada en donde no sabía si mi pierna sería amputada, las cosas por difíciles que parezcan, solo pueden ser mejores”.

En ese sentido, su madre, María del Carmen Borja, cuenta que uno de los días más tristes de su vida fue cuando Juan Manuel decidió retornar a competir. “Para nosotros es muy dura su decisión de volver a las pistas. Es un deporte demasiado riesgoso y mi esperanza era que deje las carreras luego del accidente, pero la pasión la lleva en la sangre y no tenemos más remedio que aceptarlo, así que como familia debemos apoyarlo, rezar por él, acompañarlo y darle todo nuestro amor, esperando que no tenga más accidentes”.

En tanto, se prepara en Barcelona con una demandante agenda que incluye entrenamientos, viajes constantes para asistir a carreras y preparación en equipo: “La experiencia es increíble porque las categorías F3 y F2 corren junto la F1 en predeterminados fines de semana. Además de familiarizarnos con los circuitos en los que estaríamos compitiendo a futuro -en caso de ascender de categoría-, lo que nos permite vivir la experiencia de un gran premio F1 con miles de espectadores y la correspondiente cobertura periodística. Es muy emocionante poder conducir en los circuitos donde estuvieron pilotos como Senna o Schumacher”.

La ruta trazada por el deportista es clara: F3 en 2021; F2 el 2022 y 2023, y la anhelada F1 en 2024. “Quiero ser campeón de la Fórmula 1”. Sin duda, la temeraria velocidad de las pistas ha resultado una ruta de grandes desafíos  que Juan Manuel sortea con fortaleza, todos sus sentidos y creyendo en sus capacidades: “Me costaría mucho tener que dejar de hacer lo que amo”. No obstante, está listo a dar un paso al costado si las condiciones no son favorables, explorando nuevas oportunidades.

Sobre ruedas desde los 5

El piloto forma parte de una familia amante del motociclismo y el automovilismo, por lo que la pasión empezó desde los 5 años compitiendo en motocross para continuar en el karting en Estados Unidos. Al convertirse en campeón mundial en la categoría junior rotax, las puertas se abrieron en Europa al ser reclutado para el programa de pilotos junior del equipo de F1 Lotus en 2014, en Italia. Fue el arranque de su incursión por la Fórmula 4, 3 y 2, respectivamente.

Juan Manuel Correa, piloto automovilístico
El piloto automovilístico tras el sueño de ser campeón de Fórmula 1.Cortesía

Cara a cara

¿Qué se necesita para formar parte de esta élite mundial?

Estar dispuesto a sacrificar mucho desde una temprana edad, dedicándote al 110 % a tu objetivo, dejando de lado amigos, familia, diversión, etc. Además se necesita fuerza mental y determinación.

¿Quién es Juan Manuel Correa?

Soy una persona mentalmente fuerte y muy centrada en mis objetivos. Tengo la mente abierta, y me gusta aprender constantemente.

A punto de retomar su vida al volante, ¿cómo se siente?

Muy contento y motivado pero con mucho estrés por la gran cantidad de objetivos que tengo que cumplir previo a mi primera carrera en mayo.

¿A qué le teme?

A no dar el 100 % de mí mismo en todo lo que hago, y eventualmente tener arrepentimientos.

¿Quién es su novia?

Mette Hogh, ella es de Dinamarca y vivimos juntos en Barcelona. Ha sido un enorme apoyo durante todo este tiempo.

El nivel económico es muy importante para llegar al rango deportivo suyo...

Así es, tener el apoyo económico de auspiciantes y equipos es imprescindible.

¿Qué significa para usted ser nieto de Rodrigo Borja, expresidente de la República?

Estoy muy orgulloso de mi abuelo y lo admiro mucho, para mí es mi “Pa Rody”, no el expresidente, con quien tengo una muy cercana relación, al igual que con mis otros tres abuelos.

Ejemplo de miles de jóvenes ¿cómo toma aquello?

Nada tendría sentido si yo no utilizo lo que aprendí para ayudar a otros jóvenes como yo, a ver lo que de verdad importa en la vida: Luchar por tus sueños, valorar lo que tienes hoy y vivir el presente.

Juan Manuel Correa y su novia
Con su novia Mette Hogh, quien lo ha acompañado durante el largo proceso de recuperación.Cortesía