Gisella Buendía: El fútbol desde la mirada de mujer

  Buenavida

Gisella Buendía: El fútbol desde la mirada de mujer

Después de catorce años en el periodismo deportivo, la guayaquileña logró la internacionalización tras ser seleccionada por la cadena ESPN.

Gisella Buendía, periodista deportiva
GisellaCortesía

Tara ra, Tara ra! Suena la intro al encender el programa Sport Center Ecuador de la cadena ESPN. A primer vistazo aparece la guayaquileña Gisella Buendía (33) quien forma parte del equipo que se encarga de narrar desde los estudios de TV en Buenos Aires lo que acontece en el fútbol ecuatoriano.

Tras catorce años haciendo periodismo deportivo logró internacionalizar su carrera, demostrando que ese rol no es solo cosa de hombres y que, al borde de la cancha, o en el set de grabación, no hay jugada que se le escape para comentarla o ponerla a debate.

A casi ocho meses de vivir en Argentina, le contó a SEMANA cómo ha sido el camino para llegar donde esta y abrir espacio también a las que vienen detrás.

Pasión futbolera

Su abuelo Arturo Pereira sembró en ella la pasión por el fútbol. “De niña me llevaba los domingos al estadio Monumental”, cuenta. Luego en la adolescencia Gisella se fue interesando por escuchar radios deportivas, más aún si las noticias eran contadas por mujeres, como María Soledad Reyes.

Ella soñaba estar allí, pero para conseguirlo tenía que ganárselo. Así que se apuntó a la carrera de Relaciones Públicas y a la par periodismo deportivo. “Ni bien inicié la universidad metí carpeta para trabajar en Super K800. Era una radioultra deportiva y allí aprendí cómo se manejaba el control en la cabina, las entrevistas, y luego de un tiempo comenzaron a darme espacios en los programas”, recuerda.

Así empezó a escalar de a poco. Después vinieron las propuestas en televisión y programas radiales de gran sintonía. Caravana, Di Blu y Gol TV fueron parte de su trayectoria donde hacía borde de campo y asimismo comentaba las transmisiones en ese vértigo de los 90 minutos del partido.

Era el trabajo perfecto. Y sin duda, para ella la profesión más bonita. “Es como ser los ojos de la gente abajo en la cancha”, agrega. Cubrió la Copa Libertadores 2017 en Brasil en la cual jugó Barcelona, entre otros partidos donde fue acostumbrando su voz al oído de los hinchas.

“La mujer siempre va a estar bajo la lupa para el hombre, desde cualquier ámbito profesional. Pero me fui ganando el respeto de la gente y ya me identifican por mi estilo”, dice.

Es que Gisella tiene claro que el fútbol es pura pasión y que ella tiene la responsabilidad de contarlo de la mejor forma, y para eso se ha valido de su espontaneidad, y capacidad analítica.

Gisella Buendía, periodista ecuatoriana
Gisella se prepara cada día para dar lo mejor de sí en cada transmisión.Cortesía

Su internacionalización

Sin planearlo, el 2022 fue el año que más escaló en su carrera. “El grupo de ESPN, al parecer, me vio en programas de GolTV y hablaron con mi jefe porque estaban buscando dos presentadores (hombre y mujer) para lanzar el primer Sport Center Ecuador”, relata. Y fue entonces que le llegó la noticia.

“Álvaro Freire (productor) me preguntó si aceptaba la propuesta de ir a presentar el programa pero desde Argentina. En ese momento pensé que me estaban haciendo una broma. No puedo decir las palabras que usé en ese momento porque fueron groseras (bromea). Estaba muy emocionada y dije sí”, recuerda. Días después, tras reuniones por Zoom, se concretó todo, y con pasaporte y equipaje en mano despegó rumbo a lo que sería su internacionalización.

Desde entonces ha podido cubrir la final de la Libertadores en Córdoba, donde ganó Independiente del Valle, y viajar a Qatar para reportear el Mundial de Fútbol y hacer enlaces en vivo para contar lo que pasaba con Ecuador.

“Una transmisión me toma una preparación de dos o tres días, porque estudio muchísimo los partidos anteriores para luego analizar los movimientos tácticos, cómo se dieron los cambios, o si hay jugadores polifuncionales”, explica.

El amor que le profesa a esta carrera se evidencia en cada programa, y se demuestra a sí misma que después de prepararse mucho lo consiguió. “Al principio tenía muchos nervios. En el primer programa al aire sentí que se entrecortaba mi voz. Afortunadamente tengo un lindo grupo de trabajo, cuento con asesores y productor... Ya me siento como en casa”.

Poder femenino

Aunque reconoce que cada vez hay más mujeres en este sector manifiesta que aún hay camino por recorrer.

Confiesa que ha transitado por un camino durísimo, con obstáculos que ha superado para poder llegar a donde está. “Al inicio de la carrera tuve que aguantar críticas, comentarios que querían hacerme sentir menos. Alguna vez tuve un jefe que dijo que yo servía solo para informar y no para opinar. A veces, la presión era tan fuerte que quería bajar los brazos pero mi familia siempre fue un soporte”, comenta.

Su personalidad también ayudó a no dejarse caer y seguir insistiendo. Y la lucha valió la pena. Si bien falta narradoras en transmisiones de TV, aquello no está por ahora en su radar. “Me gustan más los programas de debate, siento que puedo plasmar mis criterios. Ojalá se pueda dar para ESPN”, anhela.

Nuevos aires

En su nueva casa, ha podido trasladar sus otras pasiones. “Me encanta todo lo que tiene que ver con fútbol. Pero también me gusta el crossfit. Lo practico una hora diaria desde hace seis años. Hago mucho ejercicio con pesas, gimnasio y mucho cardio”.

Ahora que vive en Buenos Aires, sus ganas de leer se han acrecentado. “Mientras voy en el subte, el tren o estoy en las plazas (parques), en lugar de estar con el celular, estoy leyendo. La mayoría de libros son sobre deportes”, confiesa entre risas.

Ser testigo de la celebración de los argentinos tras quedar campeones en el Mundial de Qatar fue otra de las experiencias. “En mi vida había visto una celebración tan grande, me pareció hermoso que una selección congregue tanta gente de esa forma”, dice aunque no estuvo en el lugar del festejo.

A pesar de las dos horas de diferencia con Ecuador, su familia sigue siendo su gran apoyo, y están pendiente de ella en cada programa. También su comunidad de Instagram donde acumula casi 90 mil seguidores que la motivan en esos nuevos aires.

Personal 

  • Tiene 33 años.

  • Se desempeña, como periodista deportiva de ESPN en Argentina.

  • Vive en: Buenos Aires, Argentina.

  • Deporte: crossfit.