Buenavida

Fruta fresca vs. deshidratada: ¿cuál elegir?

La doctora María José Viteri explica las características de cada una de ellas y por qué es mejor optar por la opción más natural.

Fruta
Fruta fresca y deshidratadaFreepik /istock

La manzana, piña, mango y banano son algunas de las frutas frescas que la industria alimenticia ha optado por ofrecerlas también en otras presentaciones (como la deshidratada). Sin embargo, la doctora María José Viteri, especialista en nutrición clínica, menciona que aunque las deshidratadas poco a poco ganan terreno, no necesariamente son las más saludables.

Sus diferencias

La experta explica que las frescas son aquellas que no pasan por ningún proceso de transformación luego de su recolección. Por esto, su tiempo de consumo es más corto ya que depende de la fase natural de maduración de cada fruta.

Por otro lado las deshidratadas, como su nombre lo dice, sí tuvieron un proceso de desecación o deshidratación al extraerle toda el agua de manera industrial. Lo cual, ocasiona que se reduzca una gran cantidad de fibra y que el azúcar sea de rápida absorción al tener mayor concentración. “Esto no es beneficioso porque son muy procesadas y podría elevar el índice glucémico de la persona”.

Por estas razones, Viteri recomienda elegir, siempre, como primera opción las frescas porque “es la alternativa más natural al no contener ningún tipo conservante o azúcar añadido; y mantiene todas sus vitaminas y minerales”. Además, de ofrecer un mayor efecto saciante.

Pareja.

Andropausia y menopausia: Alimentos claves durante estas etapas

Leer más

Eso sí, las deshidratadas podrían ser una opción ocasional como fuente de energía para deportistas o quienes tienen un alto desgaste calórico diario. Si lleva una vida sedentaria o está en régimen de pérdida de peso, es preferible optar por otro tipo de snack saludable.

Debe saber

  • El número de calorías de las frutas deshidratadas y las frescas es el mismo.
  • Los frutos secos (como los pistachos y avellanas) y las frutas deshidratadas no son iguales. Los primeros provienen de las semillas, tienen grasas buenas y proteínas. Los segundos, son fuente de carbohidrato.