Buenavida

La fructosa de las bebidas azucaradas nos deja indefensos ante patologías cardiovasculares

Una investigación determinó que este tipo de azúcar afecta la producción de una molécula que ejerce en el organismo un papel protector contra el desarrollo de enfermedades cardiovasculares

bebidas-azucaradas-referencial
La fructosa se utiliza hoy para edulcorar multitud de alimentos procesados y, sobre todo, refrescos azucarados.pexels
Ojos

¿Sabes qué es esa 'carnosidad' en el ojo?

Leer más

La investigación científica y médica lleva décadas señalándonos posibles peligros de tomar bebidas azucaradas en exceso por los diferentes azúcares comunes que contienen normalmente. No obstante, un nuevo estudio nos advierte de mayores amenazas ante patologías cardiovasculares que supone la ingesta frecuente de uno de estos azúcares en concreto: la fructosa.

Y es que investigadores de la Universidad CEU San Pablo de España demostraron a través de la experimentación con ratas cómo la fructosa influye en la producción de sulfuro de hidrógeno, una molécula que ejerce como agente protector contra diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y síndrome metabólico.

El H2S o sulfuro de hidrógeno es una molécula gaseosa, del grupo de los denominados gasotransmisores, con efectos muy diversos.

Por ello, los autores recomiendan disminuir el consumo de alimentos procesados, bollería industrial y sobre todo, refrescos ricos en fructosa.

Por otro lado, se sabe que la alimentación de la madre durante la gestación repercute en la salud de la descendencia una vez adulta, a través de un proceso conocido como programación fetal. De hecho, en estudios anteriores, tal y como señala en un comunicado el doctor Carlos Bocos, experto que lideró la investigación:

El consumo materno de fructosa incide negativamente en la descendencia y esta resulta más propensa al desarrollo de enfermedades metabólicas que los descendientes de madres que no consumieron fructosa o que consumieron otro tipo de azúcares como la glucosa

Dr. Carlos Bocos, coautor de la investigación.
Té de valeriana

Valeriana, un calmante natural

Leer más

El Dr. Bocos apunta que “resultó muy llamativo descubrir que el consumo de fructosa en el agua de bebida tan solo durante 21 días consiguiera disminuir claramente la síntesis en el hígado de sulfuro de hidrógeno. Y más teniendo en cuenta que el hígado es el principal productor de dicho gasotransmisor en el organismo”.