Buenavida

Empresarios ecuatorianos unidos contra la desnutrición

Crearon una red que busca reducir la prevalencia de este mal en el país. Tres de cada 10 menores de 2 años padecen de este mal

Voluntariado
El grupo trabaja para reducir los niveles de desnutrición de los niños en el país.Proyecto Raíces-Asociación Vivir ONG

Ecuador es el segundo país de América Latina con mayor prevalencia de Desnutrición Crónica Infantil (DCI), una situación que preocupa a un grupo de empresarios que decidieron unirse para prevenir este mal y reducir sus índices. Aunque saben que no será fácil, pues entre los niños menores de 2 años al menos 3 de cada 10 la padecen, ya dan los primeros pasos.

Crearon la Red Nutrición Infantil (REDNI), una iniciativa que nace en el marco de Ecuador 2030 y que promueve que los empresarios del país se comprometan con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Para lograrlo, están enfocados en tres acciones, con las que buscan bajar, en los próximos 9 años, del 27 % al 10 % la prevalencia de la desnutrición en niños y niñas menores de 2 años, explica Sébastien Paque, director ejecutivo de REDNI.

Fundación

Una campaña para cambiar el futuro de los niños de la calle

Leer más

Por ello, la primera línea de acción es incidir sobre la política pública y velar por su oportuna y eficiente ejecución. Otro de los aspectos es posicionar en la sociedad ecuatoriana la nutrición infantil como una prioridad, así como desarrollar e implementar estrategias de comunicación para el cambio social y de comportamientos.

Entre los aspectos clave está además promover el desarrollo de actividades de acción social en territorio, para lo que ya avanzan con un plan piloto, cuenta Paque. Han iniciado también contactos con diferentes actores como Naciones Unidas, la CAF, el Banco Mundial, el BID, los organismos del Estado, las ONG y la academia.

REDNI recuerda que la presencia de Desnutrición Crónica Infantil está relacionada con una mayor mortalidad y morbilidad durante la primera infancia. Esto implica que de adultos, estos chicos tendrían más probabilidades de sufrir de enfermedades crónicas, así como de desempeñar un trabajo no calificado o de no encontrar trabajo. Aquello tiene como una consecuencia el reforzamiento del círculo de la pobreza.