Decálogo del buen padre

  Buenavida

Decálogo del buen padre

Que los problemas de la vida, no sean impedimento para compartir momentos hermosos, especialmente con los más pequeños de la casa.

Padre e hija bailando
Bailar afianza los vículos entre padre e hijoShutterstock

La familia debe ser siempre un ancla y refugio seguro para los hijos. Por eso recuerde que si los padres son buenos, cariñosos, ordenados y disciplinados, podrán infundir eso a sus hijos y convertirse en sus mejores referentes, dice la terapeuta familiar Karina González de Cucalón, directora de Bienestar familiar y laboral, quien comparte algunos consejos que le ayudarán a ser cada día un mejor papá.

  • 1. Demuéstreles su amor. Todo niño necesita ser amado y reconocido por el solo hecho de existir, necesita ser nutrido con los besos, abrazos y palabras amorosas del padre. No importa si es niña o niño, demuéstrele afecto en público y privado, al menos hasta cuando llegue a la etapa de la adolescencia y el niño se lo prohíbe y usted lo retome cuando su hijo supere los complejos y presiones del grupo.

  • 2. Palabras positivas. Todo niño necesita ser reconfortado con palabras que lo instruyan, guíen y corrijan. No desquite en él su mal humor, ni los problemas con su pareja. Nunca lo humille, menosprecie o le diga palabras hirientes que violenten y denigren su autoestima.

  • 3. Cumpla las promesas. Ya sea una salida, un helado o un regalo. Cumplirlas genera confianza y seguridad de poder contar con ese padre y le permitirá también al pequeño cumplir con las promesas que haga.

  • 4. Ría mucho. Los padres que sonríen y son divertidos pueden lograr más en sus hijos que aquellos padres serios y rígidos por eso sonría, cuente chistes que haga a la familia reír a carcajadas; además baja el estrés, crea un ambiente amoroso y de bienestar familiar.

  • 5. Baile con su hija o hijo. Que sea papá, esa primera persona con la que bailaron y dieron los primeros pasos. El baile crea esa cercanía y confianza que se va perdiendo a medida que van creciendo los hijos, además baja la tensión y el estrés.

  • 6. Juegue con ellos. Involúcrese, dese el tiempo, ya sea yendo al parque, para andar en bicicleta, con el juego de video, de pelotas o jugando a las muñecas, de esa manera, van a reír juntos, compartir tiempo, crea unión, confianza y buenos recuerdos.

Son 10 consejos para que los pongas en práctica con tus hijos, así cuando ellos crezcan y miren hacia atrás recuerden los momentos valiosos que vivieron en el hogar.

Karina de Cucalón, terapeuta familiar
Papá leyendo una historia a su hijo
Papá leyendo una historia a su hijofreepik

  • 7. Lea con ellos. Cada noche, antes de dormir, léale sus cuentos o historias favoritas, así los va a ayuda con su lenguaje, imaginación y conocimientos en general. Saber que sus padres están con ellos, les da bienestar y seguridad única.

8. Sea valiente y reconozca sus errores. Sepa decir lo siento, perdóname, me equivoqué, a sus hijos cuando la situación lo amerite, esto refuerza el sentido de justicia en los niños, y de que como humanos se puede fallar y rectificar. De esta manera sus hijos podrán sentir confianza y valentía de exponer los errores cometidos por más difícil que sea la situación.

  • 9. Ore con sus hijos. Hoy los chicos están agobiados por tantas presiones negativas del medio, por eso, enséñeles a hacer una sencilla oración cuando estén con algún problema. No siempre papá o mamá tienen las respuestas y soluciones. Orar en familia siempre funciona.

  • 10. No a la violencia. Recuerde que para disciplinar no es necesario el castigo físico, los insultos o las malas palabras. Y usted también debe ser parte de la disciplina, si lo exime de ver televisión por su mal comportamiento, y solo hay un televisor en casa, pues todos tendrán que eximirse de verla.