Buenavida

¿Ampollas en tus labios? Puede ser herpes

Las llagas son altamente contagiosas y muy antiestéticas. El estrés y el sol estimulan su aparición. Se curan solas en un par de semanas.

Herpes labial
Herpes en la comisura de los labiosPixabay

Esas pequeñas úlceras llenas de líquido que aparecen en tus labios y alrededor de la boca provocando hormigueo, dolor ardor o picazón se conocen como herpes labial o herpes simple, tipo 1 (mientras que el tipo 2 se refiere al herpes genital ) afección que puede durar una semana o más, causar molestias y vergüenza debido a la 'costra' o grano que se forma. 

El herpes es altamente contagioso, desde los pródromos (unas horas antes de que se vean las lesiones) hasta el periodo de erupción, cuando son notorias las pápulas o vesículas (vejiguitas). "Incluso hay los llamados transmisores asintomáticos, en quienes la carga viral en la piel no es tan alta como para producirle lesiones, pero puede transmitirlo", explica la doctora Blanca Almeida Jurado, del área de Dermatología del Hospital del IESS.

Una vez que se adquiere permanece en el organismo y se puede reactivar en cualquier momento. El verano es uno de los momentos más conflictivos, ya que el sol estimula su reproducción.

El estrés y la radiación solar inciden

Los desencadenantes comunes que pueden llevar al herpes labial incluyen el estrés, tan frecuente en la vida actual; fiebres, traumatismos diversos, procedimientos cosméticos como dermapen, pellings y láser; la menstruación (por ciertas alteraciones hormonales), cualquier estado en el que haya inmunosupresión, y en este último caso entra la luz ultravioleta proveniente del sol, de cámaras de bronceado o de fototerapia que usan justamente los dermatólogos con fines terapéuticos.

¿Qué hacer?

Por lo general, estas ampollas se curan solas en una o dos semanas. Si los síntomas son muy incómodos debe acudir a su médico para que realice tratamiento profiláctico con aciclovir o valaciclovir antes de la exposición a la luz solar, por ejemplo en la playa o un paseo, ya que en esos casos no funcionan los protectores solares", enfatiza Almeida.

El estrés es la primera causa de un brote. En estas condiciones el sistema inmunológico se torna más susceptible a enfermedades e infecciones, situación que aprovecha el virus del herpes para manifestarse.

Medidas de cuidado

  • Evitar, rascare o tocar el herpes labial porque transmitirás el virus a las manos, lo que permite que se propague a los dedos, los ojos y a otras personas.

  • Lávate las manos con frecuencia. Esto puede ayudar a eliminar el virus de las manos y evitar que se propague.

Lavado de las manos
Evite tocar la ampolla con sus manos, y de hacerlo, lave sus manos enseguida.Pixabay

  • No compartas bebidas, utensilios, lápices labiales, pasta de dientes, toallas o cualquier artículo, especialmente cuando se tiene una llaga.

  • Descarta el contacto piel a piel. Esto incluye besos, actividad sexual y deportes de contacto.

Debes saber...

Una vez que te expones al virus, que generalmente se transmite por contacto de piel a piel, estará presente en tu cuerpo de por vida. Después de la infección inicial, el virus viaja a los nervios, donde permanece inactivo, pero puede despertarse periódicamente.