Buenavida

Cómo ser amiga de tu suegra

La relación depende mucho del carácter de ambas. La clave es que la nuera la trate con respeto y el otro lado se maneje con discreción

suegra vs nuera
Te casaste con su hijo, mas no con ella. Sin embargo, puedes llevar una vida tranquila si estableces tus límites.Archivo

La suegra ideal es amable, acepta tus decisiones y da consejos si se los piden. Siempre está ahí para lo que se necesite y no te incomoda con preguntas al estilo de, “¿y para cuándo piensan tener hijos?”. Es la mamá política que toda mujer desearía tener. Claro está que la vida es una lotería, y también las hay sobreprotectoras y las que quieren saber todo de la relación que llevas con tu pareja.

pareja

¿Eres su novia o su mamá?

Leer más

El denominador común de esa incompatibilidad son los celos. Es como que si tratara de un juego de poder; quién hace la mejor comida, quién lava mejor, quién atiende mejor al hombre. Sin embargo, la psicóloga Érika Zambrano, especializada en resolver temas familiares, dice que hay esperanza para que esa relación sea saludable y amorosa. “La esposa es una pieza clave. Debe tratar a su suegra con respeto. Si ella trata con cariño a su mamá política, la relación tendrá armonía”, explica la profesional.

En esta nota te damos las claves para que sepas cómo llevarte bien con tu suegra. 

Recomendaciones

- Nunca te muestres como algo que no eres, sé auténtica, no hay nada peor que fingir para agradar a alguien.

- Evita escenas de cariño hacia tu pareja, ya que esta no es la única manera de demostrar que lo quieres. Hay otras formas, no debes ser explícita.

- Si se llevan bien puedes armar planes sin tu esposo. Una buena idea es salir de compras o tomar un café.

- En fechas especiales sorpréndela con algún detalle, pero si tu suegra no te agrada no reveles tu antipatía por ella con un mal regalo.

Esta relación depende mucho de la personalidad de ambas, ya que si son diferentes tienden a chocar y se presentarán inconvenientes”. 

Érika Zambrano, psicóloga

5 tipos de suegras

- La sobreprotectora. Trata a su hijo como que si tuviera 10 años. El peligro: podrías convertirte en “la mujer que no atiende a su hijo”. Recomendación: No compitas con ella ni la pongas en tu contra. La mejor opción es ganarte su confianza.

- La metida. Es la que se siente con el derecho de opinar en todo. Da charlas de cómo ser una “buena esposa”. Recomendación: Ponle un límite.

- La que te trata como hija y no como la esposa de su hijo. Puedes pedirle consejos. El riesgo. Confiarle algo que la ponga en compromiso con su hijo.

- La que vive con ustedes. Es la que tienes que llevarla a todos lados: de vacaciones y debes incluirla en los planes de los fines de semana. Recomendación: Marca tu espacio por el bien de tu relación.

- La dramática. La que se inventa dolencias para llamar la atención. Suele decir que se siente sola. Tu esposo podría ceder a su chantaje. Recomendación: Habla con tu esposo. Depende de él mejorar la situación.