5 cosas que no deberían escuchar las embarazadas

  Buenavida

5 cosas que no deberían escuchar las embarazadas

Si vas a ser papá piensa antes de hablar.

embarazada
No todas las mujeres embarazadas están preparadas para el cambio,PIXABAY

Recuerda que antes de generalizar ten presente que cada persona es un mundo diferente. La mujer embarazada vive con un vaivén de emociones. Como pareja debes brindarle todo tu apoyo y olvídate de las siguientes expresiones:

"Estás comiendo de nuevo". El aumento del apetito en el segundo trimestre es totalmente normal porque hay un bebé creciendo dentro de ella. Tú, por el contrario, no tienes excusas por las treinta alitas de pollo que te comiste durante el partido, así que deberías cerrar la boca

"La casa está desordenada". Si alguna vez sientes el impulso de decir esto, detente y mejor dedica unos minutos a ordenar las cosas. Esto hará tu vida y la de tu pareja mucho más feliz.

"Lo siento, amor, la tienda no tenía ningún pastel de banano, así que te conseguí un banano." ¡Con la comida no se juega! Los antojos del embarazo son intensos. Si te envían fuera de casa en una misión para satisfacer uno, es mejor que no vuelvas hasta que hayas encontrado lo que ella quería. Por tu seguridad y la de otros, no vuelvas con las manos vacías.

"¿El color del cuarto para el bebé? El que tú quieras. No importa". Cuando tu esposa te pide tu opinión no es porque eres un experto en decoraciones, es más porque quiere ver que estás tan comprometido con el embarazo como ella. Ponle cariño a esta actividad.

"Te enojas por todo, pareces bipolar". Esto se debe a los cambios hormonales. Y así son, pueden estar contentas o se ponen a llorar por cosas mínimas. ¡También podrá discutir contigo como nunca!

Un consejo: no digas nada. Aguanta el cuarto de hora, es momentáneo y busca que ella se ponga feliz. La embarazadas no se siente nada sexy. Su cuerpo está cambiando y ella lo sabe, y tú también, y lo último que tiene que escuchar es a su pareja diciéndole de manera indirecta que así no me gustas.

Andrea Tello, psicóloga clínica.