Actualidad

La vorágine que agita a la Prefectura

A la investigación penal que empaña a la institución y el proceso de remoción con un futuro incierto se suma la muerte del prefecto

MUERE PERIODISTA CARL (31950722)
Un cordón policial custodió la clínica a la que llegó el prefecto, fue atendido y falleció.FREDDY RODRIGUEZ / EXPRESO

Cubierta de un velo de irregularidades y ahora sin su principal cabeza. El Gobierno del Guayas vuelve a ubicarse en medio del ojo público ya no solo por las presunciones de actos de corrupción, ahora por el fallecimiento del prefecto Carlos Luis Morales que se produce con una investigación fiscal por presunto tráfico de influencias en progreso y el inicio de un proceso de remoción del cargo en su contra.

Screenshot_20200622-152335_Twitter

¿Qué pasará con la Prefectura del Guayas?

Leer más

Ambos casos, hasta antes del fallecimiento del ahora exprefecto, ubicaban a la institución en una situación legal y política interna agitada. Ahora se suma el ingrediente del futuro incierto. El caso en manos de la justicia, pese a la muerte de Morales, seguirá su curso ya que existen otros nueve procesados, entre ellos la ahora viuda del prefecto, Sandra Arcos, quien está escondida y no huida del país, según dijo Carlos Luis Sánchez, abogado del exprefecto.

El abogado y analista jurídico, David Granda, explicó a EXPRESO que la responsabilidad penal es individualísima, lo que quiere decir que cada persona dentro de un proceso responde por sus actos. “En el proceso penal en el que se estaba investigando al prefecto hay otras personas y sobre ellas continúa la acción penal. Solo por la muerte, y entendiendo que la responsabilidad penal es individualísima, sobre él no podrá recaer ningún tipo de responsabilidad”.

Una investigación penal que para la defensa de Morales tenía un fondo político. Postura que Sánchez recalcó en los exteriores de la clínica Kennedy de Samborondón donde fue atendido y posteriormente murió. “Actúan de una manera en una provincia y de otra en otra provincia (refiriéndose a la actuación de la Fiscalía). Esta discriminación y persecución ha llevado a la muerte al prefecto. Espero que estén satisfechos. Espero que se ferien la Prefectura. Esto tiene que acabar”.

Carlos Luis Morales llega inconsciente a la clínica y los médicos no pudieron revivirlo con equipos electrónicos porque tenía impuesto un grillete electrónico. Los médicos tienen miedo de actuar porque vivimos aterrorizados por la justicia política

Carlos Luis Sánchez, abogado del exprefecto Morales.

El prefecto llegó sin signos vitales. La Policía no tiene el dispositivo para retirar el grillete y eso se hace a través de un protocolo con competencia del Servicio de Atención a Personas Privadas de Libertad

Víctor Arauz, comandante de la zona 8 de la Policía Nacional.

La investigación fiscal por la compra con presunto sobreprecio de insumos médicos y pruebas rápidas por el coronavirus produjo un allanamiento a finales de mayo en las oficinas de la Prefectura del Guayas y luego otra serie de procesos similares a inicios del 3 de junio pasado. La Fiscalía allanó, entre otros lugares, el domicilio del entonces prefecto quien fuera detenido horas después y liberado con medidas sustitutivas a la prisión preventiva, entre ellas, el uso de un grillete electrónico.

Esto abrió otro frente contra el prefecto: el político. Veintitrés consejeros iniciaron el proceso de remoción en contra de Morales por supuesto despilfarro de recursos del Gobierno Provincial, lo que agitó aún más el ambiente dentro de una institución con gestiones ensombrecida con presunciones de actos irregulares.

La lógica dicta que, ante la muerte del prefecto, el proceso de remoción queda enterrado. Este análisis lógico lo corrobora desde el aspecto legal Ámbar Murillo, abogada y catedrática de la Facultad de Derecho y Gobernabilidad de la Universidad Ecotec en la materia de Organización Territorial y Gobiernos Locales. “En tema de remoción el proceso queda desechado, porque el titular de esa acción era el prefecto. En el momento que fallece ya no sigue el proceso”. Sin embargo, desde el lado de los denunciantes no han emitido un pronunciamiento sobre el futuro de este procedimiento de fiscalización, cuyo informe de calificación está en redacción dentro de la Comisión de Mesa.

La línea de sucesión es de los aspectos más claros como consecuencia de la muerte de la primera autoridad. La viceprefecta del Guayas, Susana González, deberá asumir como titular del Gobierno Provincial. Según Murillo, el Consejo Provincial en pleno debe sesionar para posesionar a González y en la misma o en una próxima sesión se deberá elegir al nuevo viceprefecto de entre una terna que se pone a consideración del plenario. Esta lista de nombres deberá estar integrada solo por hombres por el principio de paridad de género.

Carlos Luis Morales hijos

El protocolo para retirar un grillete electrónico no está claro

Leer más

Pasar del capítulo de la fiscalización y abrir el de la sucesión, dependerá de la postura que adopten los consejeros provinciales, hasta ahora incierta. Lo que definitivamente no se sabrá es el nivel de culpabilidad o no del exprefecto en el caso investigado por la Fiscalía. La acción penal en su contra queda extinta tras su muerte.

En medio de esta vorágine de investigación fiscal, proceso político interno, la súbita muerte de su prefecto está la institución que deberá esperar algún tiempo para ver calmar sus aguas.

  • DE LUTO

El Gobierno del Guayas decretó tres días de luto (lunes 22, martes 23 y miércoles 24 de junio) por el fallecimiento del ahora exprefecto Carlos Luis Morales, por lo que suspendió las actividades dentro de la institución.

¿Y EL DRAGADO?

Morales anunció que en julio convocaría al nuevo concurso para el dragado del río Guayas. Una de sus últimas declaraciones a EXPRESO fue que el proceso de remoción en su contra no debería trastocar la licitación.