Los viajes, el fantasma torero

  Actualidad

Los viajes, el fantasma torero

Decepción. Hinchas barcelonistas en Chile agotaron las entradas. Colo Colo destinó el sector Magallanes (general norte) para la visita. La entrada costaba 3.000 pesos chilenos, alrededor de 5 dólares.

Incertidumbre. El plantel entrenó ayer a las órdenes de Guillermo Almada con la duda de si viajaban o no a la presentación del Colo Colo de Chile. Finalmente el viaje no se realizó.

Ni chárter (vuelo privado sin escalas), ni comunicado oficial, y los jugadores del primer plantel impacientes con dos maletas (una de entrenamiento y otra con el equipo para la presentación). Así de convulsionado fue ayer el inicio de semana para Barcelona, que tenía previsto jugar hoy ante Colo Colo de Chile en la denominada Noche Alba 2018.

¿El motivo? Desorganización. El club chileno había destinado pasajes en distintos vuelos para los futbolistas, situación que incomodó a la directiva y al cuerpo técnico torero que solicitó un viaje sin escalas para evitar desgastes y todos los jugadores juntos, algo que no se concretó hasta el cierre de la edición.

La película parecía repetida, aunque con ciertos matices diferentes. El 30 de octubre pasado, el Ídolo viajó a Brasil a jugar el duelo de revancha por la Copa Libertadores ante Gremio, pero antes hizo una parada en Santa Cruz, Bolivia, donde permaneció estancado casi 48 horas por fallos logísticos. Ayer la incertidumbre era similar.

Los jugadores realizaron la práctica matutina con absoluta normalidad. A las 08:30 ya estaban en la cancha alterna del Monumental, e incluso, el técnico Guillermo Almada hizo fútbol alineando dos equipos: uno para el partido en Chile y otro para la Noche Amarilla que coincidentemente también se dará este fin de semana en Guayaquil.

Mientras esto sucedía, en el edificio de la concentración, Aquiles Álvarez, presidente de la comisión de fútbol de la institución y Carlos Alejandro Alfaro Moreno, vicepresidente deportivo, entraron y salieron, cada quien por su cuenta, en sus autos sin dar declaraciones. La incertidumbre la reflejaron más tarde los jugadores.

Máximo Banguera apostaba a que sí irían, solo que debían corregir ciertos detalles logísticos. “Hasta donde sabemos (10:00) sí hay viaje a Chile. Ya mismo nos van a comunicar la hora de salida... Vamos a enfrentar el partido con toda la responsabilidad del caso. Colo Colo es un equipo grande y queremos seguir dejando el nombre de Barcelona en alto a nivel internacional. Ya lo hicimos con los dos partidos ganados en la Florida Cup”, acotaba hasta ese entonces. Byron Castillo era más incrédulo. “Nos hicieron venir a entrenar con dos maletas por si tenemos que salir desde aquí (la concentración) a Chile”.

En la tarde la situación no varió. Almada habló con radio Cooperativa de Chile y dijo: “Es un encuentro que nos sirve, pero si no se confirma pronto, no viajamos”, tal como pasó.

El once a la espera de Kaká

Entre la incertidumbre de viajar o no Chile y la preparación para la Noche Amarilla con el brasileño Kaká, Barcelona tuvo ayer su primer lunes de entrenamiento oficial en Ecuador. Esto, luego de disputar la Florida Cup.

Guillermo Almada, timonel del equipo torero, hizo un intenso trabajo de fútbol con todos los refuerzos locales y extranjeros del año en curso (a excepción de Michael Arroyo), así como con quienes se quedaron en el plantel. De ahí que delineó dos formaciones: A y B. En la primera, que estaría llamada a jugar en la presentación del sábado junto a Kaká, puso a Banguera; Pineida, Arreaga, Kunti Caicedo, y Beder Caicedo; Oyola, Marques, Esterilla y Vera, Díaz y Nahuelpán; mientras que en la alternativa B formó con Mendoza, Gean Carlos Montaño, Torres, Segundo Castillo, Byron Castillo, Minda, Zamora, Ayala, Betancourt, Érick Castillo y Dinneno. Esta última iba a medir hoy a Colo Colo en Chile.