El veto muestra criterios opuestos en Alianza PAIS

  Actualidad

El veto muestra criterios opuestos en Alianza PAIS

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Dos visiones distintas. El oficialismo parlamentario y el Ejecutivo no comparten la misma filosofía en el tema de la identidad. La Ley de Gestión de Identidad, aprobada a finales de 2015, causó una batahola entre los grupos conservadores y los colectivos de diversidad sexual. El Ejecutivo vetó 13 artículos de ese proyecto ya votado. En un documento de 26 páginas, la presidencia de la República explica los inconvenientes que encontró en la propuesta. “Son modificaciones de forma, no de conceptos. El término género estará en la identificación y eso es una lucha de los colectivos de diversidad sexual”, explicó a EXPRESO el presidente de la comisión de Gobiernos Autónomos, Richard Calderón (PAIS). Por ejemplo, el cambio de la palabra sexo por género, opcional, a los 18 años y por una sola vez en la vida, que contempla la propuesta original, se modificó. El Ejecutivo dice que para ello deben presentar dos testigos. Además tienen que conocer al solicitante por dos años. “Es un acto solemne y debe haber testigos”, señala el veto. En el contenido de la cédula, la propuesta parlamentaria dejó de lado varias informaciones personales, consideradas privadas, para garantizar los derechos de las personas. El nombre del cónyuge, el estado civil y la profesión, por ejemplo. Pero el Ejecutivo no concuerda con esos cambios, que se usan en los países europeos. La cédula tendrá 15 informaciones, todas las que no incluyó la bancada de PAIS. “Se relega el nombre del cónyuge, sin ninguna explicación”. Ese dato es “indispensable para actos y contratos sobre bienes. Si se venden, deben estar ambos para que la transacción no sea nula”. La propuesta votada no incluye tampoco el nombre de los padres, a menos que se trate de menores de edad. Sin embargo, por una cuestión de estandarizar modelos, el Ejecutivo vetó eso. “Debe mantenerse esos nombres para unificar las cédulas y ahorrar costos”, señala el texto enviado el martes. En la normativa, que pasó en la Asamblea, se excluía la discapacidad para evitar discriminaciones. Fue un pedido de las organizaciones sociales. Pero el Ejecutivo considera que ese dato debe constar en la cédula para recibir beneficios sociales. Además, se incluirá el porcentaje de esa discapacidad. El proyecto dice que la foto del documento de identidad debe proteger la diversidad sexual y las etnias. En cambio, en Carondelet hay otro criterio: se debe identificar de manera plena al titular, por razones jurídicas y de seguridad del Estado, subraya.