Actualidad

Versiones contradictorias sobre la salida de Francisco Carrión de la embajada de Estados Unidos

El exembajador desvirtuó la versión oficial. Argumenta que no está de acuerdo con la vigilancia aeromarítima del país norteamericano en Ecuador

francisco carrion
Francisco Carrión estuvo casi dos años en la representación diplomática de Ecuador en Estados Unidos.ARCHIVO

¿Renunció o le pidieron la renuncia? La versión del Gobierno Nacional es que el presidente Lenín Moreno le pidió el cargo al entonces embajador de Ecuador en Estados Unidos, Francisco Carrión, pero la versión del aludido es diferente.

En un comunicado difundido ayer y firmado por el ahora exembajador, precisa que el pasado 6 de enero de 2020 entregó su renuncia a la Presidencia de la República, por lo que le sorprende que un día después (es decir ayer) un “alto funcionario del Gobierno”, en clara alusión a Juan Sebastián Roldán, secretario particular de la Presidencia, dijera que fue el presidente Lenín Moreno quien le pidió la renuncia. “El presidente de la República, Lenín Moreno, ha solicitado la renuncia al embajador, le agradece sus servicios y en los próximos días anunciaremos quién será la persona que reemplace al embajador Carrión”.

La otra versión contradictoria de la historia gira entorno a los motivos de la renuncia o el pedido de renuncia. Según Roldán fue para buscar un perfil más económico que permita fortalecer las relaciones entre Ecuador y Estados Unidos en ese ámbito. La versión de Carrión es otra.

“Necesitamos tener una relación comercial más fluida y vamos a buscar una persona que tenga mayor fortaleza en términos comerciales”, señaló el funcionario.

Juan Sebastián Roldán, secretario particular de la Presidencia.

En su comunicado explica que dimitió al cargo, y que consta en el documento entregado a la Presidencia, por desacuerdo con el programa de vuelos de vigilancia aeromarítima que ha venido realizándose sobre territorio ecuatoriano desde septiembre de 2018, sin que exista hasta la fecha, un marco normativo bilateral, reza el documento. “Aunque el objetivo es la lucha contra el narcotráfico, al que me adhiero plenamente, es imperativo que haya un acuerdo vinculante entre las partes. Mi preocupación sobre este asunto ha sido transmitida a la Cancillería en varias ocasiones, sin que hasta la presente se haya suscrito el convenio que, según conozco, aún se encuentra en proceso de negociación”.

Carrión presentó sus cartas credenciales en Washington el 24 de enero de 2018, aunque su designación se había hecho pública casi un mes antes en el país.