Venezolanos, a galleta y agua para migrar

  Actualidad

Venezolanos, a galleta y agua para migrar

400.000 bolívares es lo que costaba ir de Caracas a Cucutá hace 6 meses, ahora se ha duplicado. El salario básico es de 248.510.

Apoyo. El grupo ‘Sonríe chamo’ da chocolate y pan en la terminal terrestre de Guayaquil.

En sus rostros se lee una mezcla de sentimientos, la nostalgia por dejar su tierra y la alegría de que en dos días llegarán a su destino, Lima. Pero ese optimismo no borra la palidez de estar a agua y galleta por cinco días. Y es que el drama social no solo está en que miles salen a diario de Venezuela, por la situación política y económica que vive su país; si no en el viaje mismo.

Dado que el dinero no alcanza, durante el viaje los migrantes solo beben agua y comen galletas. A veces unen unos centavos con otros compañeros de viaje, para comprar un café y así beber algo caliente. Pero, como es compartido, toca un sorbo para cada uno. “No da para más”, dicen en coro el grupo que acaba de llegar al terminal terrestre de Guayaquil.

Son las 19:00 de la noche del viernes, Irene Martínez lleva cinco días viajando, desde que salió de Valencia, Venezuela. Ahora está en el Puerto Principal de Ecuador junto a su hijo, sobrina y decenas de compatriotas que van a Lima - Perú.

Los hijos mayores de Irene migraron hace un año y ahora podrán reencontrarse.

La proeza para Irene empezó en Valencia el lunes, cuando salió hasta San Cristóbal (12 horas), de allí a San Antonio (4 horas) y de este a Cucutá (media hora). Allí queda el puente internacional Simón Bolívar, que conecta a Colombia con Venezuela. A diario unas 35.000 personas cruzan por allí, huyen de la crisis en busca de una vida digna.

De Cucutá se viaja hasta Cali (24 horas) y de aquí a Guayaquil (21 horas). A ello se debe sumar las horas que se hacen fila para comprar boleto y sellar los permisos para entrar a Colombia y luego a Ecuador.

En el grupo que llegó el viernes a la terminal terrestre de Guayaquil, también está Lorenzo Soto, quien salió desde Barquisimeto. En su caso utilizó cinco buses para llegar hasta Guayaquil y en cinco días solo ha podido bañarse dos veces. Lo que fue reclamado por su piel, con la presencia de un sarpullido. Pero ello es lo de menos, dijo; porque lo que anhela es trabajar y mandar a ver a su familia. “En Venezuela el dinero que se gana un mes solo sirve para comer dos días y esto es si se encuentra alimentos”, indicó.

Mientras espera conseguir un pasaje para ir a Lima, los ojos de Martínez se llenan de lágrimas y cuenta que en Venezuela un kilo de arroz, fréjoles o fideos cuestan 200.000 bolívares cada uno y el salario básico es de 248.510 bolívares ($ 74 en el cambio oficial y $ 1,04 en el mercado negro).

Hasta las 23:00 a Guayaquil llegaron cinco buses, unos 200 venezolanos, se los podía distinguir por su forma de hablar o por las banderas en gorras o bolsos.

Conseguir pasaje no fue fácil para todos, por lo tanto, decenas hicieron del terminal su refugio, hasta poder conseguir un pasaje para ir hasta Perú o Chile. En esa espera un grupo de ecuatorianos, colombianos y venezolanos los ayudan. Les brindan un chocolate caliente y un pan. Un gesto que luego lo agradecen, cuando se establecen y trabajan, ayudando a otros. Pues el drama social aún no tiene fecha para llegar a su fin.

La solidaridad con los migrantes, con el programa ‘Sonríe chamo’

Un grupo de ecuatorianos, colombianos y venezolanos, bajo el auspicio de Plusoral y Ortodoncia Plus & Salud Oral, brindan ayuda a los migrantes venezolanos que llegan a la terminal terrestre de Guayaquil. Les brindan chocolate caliente y pan. Miguel Silva, publicista venezolano radicado en Guayaquil hace cinco meses, dijo a Diario EXPRESO que esperan que otras empresas y ciudadanos se unan a este programa que lo han denominado ‘Sonríe chamo’, para lo cual pueden llamar a Plusoral.

Entre los voluntarios también está Génesis Rodríguez, ingeniera en Negocios Internacionales, quien en Venezuela trabajaba en una petrolera y aquí es recepcionista.

Para ilustrar una de las razones por la que subió la migración, Miguel contó que un kilo de carne en Venezuela cuesta 200.000 bolívares, si se toma en cuenta que el salario básico en Venezuela es de 248.510 bolívares se puede saber cuán caro es. El alimento es muy caro, por ello al viajar la mayoría solo puede comer agua y galleta.