Vanessa Vera: “Es bastante sacrificado ser jueza y madre, pero no dificil”

  Actualidad

Vanessa Vera: “Es bastante sacrificado ser jueza y madre, pero no dificil”

El pasado martes, el Consejo de la Judicatura entregó placas de reconocimiento a los jueces que se destacaron por su trabajo en el período de octubre de 2015 a septiembre de 2016.

Se ubicó como la jueza mejor puntuada de 2017, dentro de la última evaluación judicial a 1.870 administradores de justicia a nivel nacional. Sus funciones las combina con su rol de madre y esposa. Desde 2001 inició su carrera en la Fiscalía del Guayas com

Tiene 38 años de edad, diez de ellos los cumplió dentro de la Fiscalía como pasante, secretaria y fiscal; los últimos cuatro en la Función Judicial. A pesar de estar en período de lactancia ha tratado de cumplir a cabalidad su función, cuyo resultado lo ve reflejado en la última evaluación: ser la jueza 100 / 100.

- ¿Qué calificación alcanzó y qué parámetros se evaluaron?

- Mi calificación fue cien sobre cien y esto a nivel de jueces de tribunales de Garantías Penales a nivel nacional...

Por tercer período consecutivo, el Consejo de la Judicatura evaluó a los jueces dentro del período octubre de 2015 a septiembre de 2016.

Algo que se destaca es mi alto nivel de producción. Esto es, de la tasa de carga procesal que tenemos he evacuado la mayor cantidad, es decir, en comparación con los demás jueces tengo un alto nivel de despacho de la carga procesal.

- ¿De cuántos procesos estamos hablando?

- Algo así como 200 y he evacuado 78 durante el período 2015-2016.

- ¿Un juez, normalmente, cuántas resoluciones emite en tribunales?

- No lo podría decir, solo hablo por la información respecto a mí, pero la carga procesal que tiene un juez es bastante alta y día a día todos se esfuerzan por evacuar la inmensa carga de procesos que cada uno tiene asignado, por eso -a veces- a nivel de tribunal nos hemos visto en la necesidad de trabajar hasta altas horas de la noche, en la madrugada y también los sábados por el riesgo de ciertas caducidades.

- ¿Usted estuvo en un período de gestación cuando evacuó esas causas, cómo combinar lo uno con lo otro?

- Estuve cierto tiempo con descanso médico, pero cuando ya me reintegré por el proceso de evaluación que enfrentamos año a año me vi en la necesidad de redoblar esfuerzos. Me quedaba hasta las nueve, diez de la noche para evacuar todos los procesos que tenía a mi cargo y tratar de hacer la mayor cantidad de sentencias. No solo es el hecho de la producción que nos exigen, sino las personas (procesadas) que necesitan resolver su situación jurídica y para eso hay que emitir una sentencia. Hay personas que al final se las declara inocentes...

- ¿Quizá esa fue la diferencia que la llevó a lograr esa calificación frente a otros jueces?

- Aquí se miden dos niveles: uno, la carga procesal que se evacua; y el otro, la calidad de la sentencia... puedo decir que cumplí satisfactoriamente y que me llevó a obtener esa calificación, calidad de sentencia, motivación...

- Aunque no se lo dice públicamente, pero hay funcionarios judiciales que aseguran existen presiones. ¿Ha recibido presiones dentro del cargo, por algún proceso judicial?

- De ninguna manera he recibido presión. Todas las causas se resuelven conforme a Derecho, conforme a lo que se ha probado en la audiencia correspondiente.

La jueza Vera tiene dos hijos, el mayor de 4 años y una bebé de cinco meses de nacida.

- ¿Cómo comparte el rol de madre y jueza?

- Es bastante sacrificado. No lo veo difícil porque me apasiona esto de administrar justicia. Trato de combinar los dos ámbitos de la mejor manera. Mientras estoy aquí, dar lo mejor como profesional, como ser humano, y cuando estoy en casa me despojo del traje de jueza para dedicarme por entero a mi familia.

- ¿Es difícil ser jueza?

- No, ahora todos somos iguales, tenemos las mismas capacidades y las mismas condiciones de trabajo.

- ¿En algún momento vio en peligro sus funciones por algún caso, recibió amenazas por decisiones que ha tomado?

- Gracias a Dios no.