Usuarios destacan amplitud y climatizacion del bus electrico

  Actualidad

Usuarios destacan amplitud y climatizacion del bus electrico

Aporte. Para la próxima semana está prevista la instalación de un ascensor en la puerta central del bus, para el servicio de las personas con discapacidad.

Examen. A las 06:30 de ayer arrancó la prueba del bus eléctrico en la frecuencia que cumple la línea 89.

La carrocería pintada de color verde y celeste claro lo diferencia del resto de los 25 buses de la línea 89 o de las 2.400 unidades que circulan en el perímetro urbano, identificados por el celeste y blanco.

Más de un pasajero duda antes de embarcarse al vehículo de 12 metros de largo que ayer realizó su primer recorrido a las 06:30, desde Sauces 4.

Un equipo de Diario EXPRESO fue testigo del examen al primer bus eléctrico en una ruta urbana de Guayaquil, una prueba que finalizará en tres meses. Para el próximo año está previsto que empiecen a rodar de manera oficial las unidades de este tipo.

Dentro del automotor perteneciente a la automotriz china BYD, los pasajeros observaban algunos detalles, como las luces ledes en el corredor y la distribución de seis videocámaras de seguridad.

También comprobaron que el acondicionador de aire permanece encendido durante el trayecto y que solo una vez suena el timbre que activan quienes buscan bajar por las puertas posteriores.

“Aparentemente es más amplio en el interior, lo que permite mayor comodidad”, opinó Lucy Ripalda, quien se dirigía a la Ciudadela Universitaria.

“Lo del acondicionador de aire es interesante, por las altas temperaturas que registra la ciudad; pero lo más importante es que se trata de un sistema amigable con el medio ambiente”, comentó el estudiante Christofer Valarezo.

El joven Luis Calderón considera que a este tipo de bus deberían adaptarle una carrocería con un estilo más moderno. Para él, lo positivo es que la unidad no genera ruido “y de lo que conozco no contamina”.

En el bus viajó personal de BYD Ecuador y de la Compañía de Transporte Saucinc (línea 89), para conocer las inquietudes de los usuarios.

Una de las preguntas que formularon los pasajeros era qué opciones hay ante una eventual descarga de la batería del automotor.

El gerente de BYD, Jorge Burbano, recordó que el bus cuenta con un dispositivo que controla el nivel de la carga. “Pero son pocas las posibilidades de que ocurra porque la batería es para un recorrido de 300 kilómetros, cuando el promedio diario de un bus urbano es de 250 kilómetros”, añade.

Frente al volante estuvo Byron Vera, quien fue capacitado para operar el automotor y conocer el uso de la electrolinera, sistema que recarga la batería de la unidad eléctrica.

El chofer trataba de acoplarse al vehículo automático, que por ejemplo, a diferencia de un bus hidráulico, no es necesario pisar el freno al máximo. Además, el vehículo solo se mueve con las puertas cerradas.

El proceso está en marcha

Saucinc inició los trámites para en el primer trimestre adquirir los primeros buses eléctricos para Guayaquil.

“Unos 180 días toma el proceso para el arribo de las primeras unidades. Por lo pronto hemos pensado en la renovación de 20 de los 25 vehículos que disponemos”, indica el vicepresidente del gremio, Bryan Silva.

Comenta que este mes presentaron el proyecto a las autoridades gubernamentales. “Pero insistimos en el apoyo del Estado, como por ejemplo cero aranceles para la importación de los automotores”, añade.

El gerente de BYD, Jorge Burbano, remarca la importancia del bus eléctrico, tomando en cuenta que un vehículo urbano a diésel consume un promedio de 12.600 galones de combustible al año, que es subsidiado por el Estado.