La union cervecera se frena por la aparicion de un tercero

  Actualidad

La union cervecera se frena por la aparicion de un tercero

El matrimonio entre las cerveceras SabMiller y AbInBev en el mundo no termina de homologar su unión en Ecuador.

La unión cervecera se frena por la aparición de un tercero

El matrimonio entre las cerveceras SabMiller y AbInBev en el mundo no termina de homologar su unión en Ecuador. En julio, parecía que todas las partes habían llegado a un acuerdo y las empresas con las que operan los dos gigantes internacionales en el país, Cervecería Nacional (por SabMiller) y AmBev (por AbInBev) se preparaban para asumir las condiciones de la Superintendencia de Control de Poder de Mercado.

Pero ahora, aparece un nuevo requisito que complica, por el sacrificio que supone, la operación en el país: Cervecería Nacional tendrá que desinvertir su marca de consumo premium, Club, para dar más espacio a otro operador en el mundo de la cerveza.

Fuentes consultadas por EXPRESO apuntan a Heineken como el reclamante preocupado por el escaso margen que la fusión dejaría a otras empresas. De hecho, según recoge el diario español Abc, planteó una impugnación ante la Superintendencia que podría ser la razón de la nueva exigencia.

Según lo publicado a inicios de noviembre, los representantes de Heineken Internacional de Holanda consideran que la fusión entre SABMiller y ABInBev generaría un monopolio absoluto de al menos el 96 o 97 % del mercado. Su abogado José Javier Jarrín dijo que asistieron, junto a dos cerveceras artesanales de Cuenca, a una audiencia con la Superintendencia. Allí impugnaron la decisión de la Comisión de Primera Instancia que aprobaba la fusión.

Aunque Heineken no se opone a la unión, según su abogado, las condiciones debían revisarse porque un actor económico dificilmente podría encontrar atractivo entrar como nuevo jugador a un mercado con tan poco margen. En otros países donde se han dado operaciones similares, recuerda, se ha obligado a desinvertir hasta un 49 % de bienes para permitir la competencia.

Medio mes después de esas declaraciones, se dio a conocer la nueva exigencia de la Superintendencia para que se venda la marca Club Premium que ha contrariado a Cervecería Nacional, ya que, según recordó en un comunicado este fin de semana, hace más de tres meses se firmó un acuerdo con el órgano de control que concretaba 11 condiciones y ninguna hacía referencia a la venta de Club. Si la empresa acata la nueva decisión, estaría perdiendo la marca dirigida aun público premium en el país.

A propósito de todo el proceso, el doctor del Leyes, Heinz Moeller Gómez, recuerda que el control previo de concentraciones empresariales no debería corregir fallas o “excesos” del mercado, sino evitarlos.