Uniformados, a expensas de las donaciones

  Actualidad

Uniformados, a expensas de las donaciones

El bloqueo en zonas rurales deja expuestas a no tener vituallas a las fuerzas del orden. El Ejército dice que hay planificación en raciones

WhatsApp Image 2022-06-24 at 5.33.23 PM
SOLIDARIDAD. Decenas de personas acuden a los sitios asignados a policías y militares para dar ayuda.René Fraga / Expreso

El martes, una mujer de unos 24 años se unió a un grupo que caminaba por el Playón de la Marín hacia la avenida Rumiñahui, en el Valle de Los Chillos, en Quito.

Eran cerca de las 18:00. De los montones de obstáculos que encontró en el camino, tomó una rama por si encontraba manifestantes indígenas que quisieran impedir su paso.

camiones militares

Cerca de 400 heridos: civiles, militares y policías, deja hasta el momento la protesta indígena

Leer más

Regresaba de dejar el almuerzo a su marido militar, asignado a la custodia del Palacio de Carondelet junto con cientos de uniformados.

La mujer contó que su marido le pidió que le lleve comida. Y a ella no le importaron los bloqueos, la caminata y el riesgo, para responder al llamado. Pero no todos los militares pueden recibir comida familiar. Cientos han sido movilizados desde distintos repartos del país para dar seguridad en el centro histórico de Quito.

Para todos, según las Fuerzas Armadas, hay el propio sistema logístico para operaciones que llega con las raciones alimenticias en el sitio en el que se encuentran.

El abastecimiento logístico militar obedece a un proceso de distribución organizado por las respectivas unidades militares. Es el oficial logístico el que se preocupa de: alimentos, equipamiento militar, combustible y transporte, equipo especial y municiones, informaron las Fuerzas Armadas.

Según la información, hay un escalonamiento de clase 1 (alimentos) que proviene de las donaciones que pueden ser para casos de desastre natural o por pedido. Eso se embodega y se distribuye de acuerdo a la necesidad.

Para el caso de Quito, existe un punto de entrega de alimentos para abastecer a los soldados que se encuentran en operaciones militares. Las donaciones que van de la mano de agua, hidratantes, atún, galletas, barras energéticas.

Pero no solo ha sido eso. En las protestas de 2022 y como ya ocurrió en 2019, ciudadanos se han acercado a los sitios en los que se encuentran los pelotones militares y policiales con ayuda en agua, bebidas calientes, pan, galletas y otros alimentos.

Es que la paralización indígena cumplió ya el doceavo día y sin una luz de solución. A los militares y policías les ha tocado permanecer custodiando edificios gubernamentales y sitios estratégicos en todo el país.

En redes sociales se difundieron convocatorias para recopilar alimentos y vituallas para los uniformados desde la semana pasada. La solidaridad no se hizo esperar. Empresas y ciudadanos han acudido a los puntos asignados con decenas de pacas de agua y refrescos, galletas y pan para que puedan ingerir en los momentos en los que baja la tensión.

El domingo por la noche, tras el ingreso de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) a la Casa de la Cultura Ecuatoriana, cerca de las 22:00, los miembros de esa unidad especial tuvieron que sentarse en la acera para comer hornado en recipientes plásticos.

El miércoles por la noche, grupos de motociclistas entregaron sándwiches y colas a los militares. Unos 10 motorizados, alrededor de las 19:00, se hicieron presentes entre las calles 6 de Diciembre y 18 de Septiembre para repartir la donación a decenas de militares que a esa hora custodiaban las instalaciones de la Fiscalía, que tuvo su primera amenaza de ingreso de manifestantes violentos.

La donación es espontánea. El jueves a las 06:00, una familia se acercó a policías y militares en la avenida Amazonas, cerca de la avenida Patria, para entregar bebidas calientes y pan. El mismo día, cerca de las 11:00, dos ciudadanas se acercaron a 34 policías de la UMO que a esa hora custodiaban el ingreso a la Casa de la Cultura y entregaron botellas de agua, refrescos y galletas.

El domingo pasado, el comandante de la Policía, Fausto Salinas, agradeció a los ciudadanos que se han acercado a los uniformados con la ayuda. Entre quienes han impulsado la entrega de ayuda están los oficiales en servicio pasivo de la Policía que acuden con bebidas calientes, café y pan.

La ayuda llega en bicicletas, a pie o en vehículos. El sistema de las donaciones para los uniformados viene de “la buena voluntad de moradores de barrios y lugares, donde se encuentra cumpliendo su misión el personal militar, quienes reciben el afecto de los ciudadanos de buen corazón”. Ellos han llegado con agua caliente, café, chocolate, acompañado de un pan.

Según la Cámara de Comedio de Quito, algunos asociados han ayudado directamente a los policías, entregando ayuda directamente a las unidades de Policía Comunitaria. Esos fueron los puntos designados para el recibimiento de apoyo, que desde el lado de las organizaciones sociales ha sido cuestionado.

En su cuenta de Twitter, el Ministerio del Interior agradeció a los policías en servicio pasivo, quienes se han organizado para entregar donaciones de alimentos a los uniformados de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Pero la ayuda no se circunscribe a la capital de la República. En provincias también los ciudadanos ejecutan la misma tarea. Se acercan con sus baldes de bebidas calientes, con cartones de pan y canastas de fruta que reparten a los miembros de las fuerzas del orden.

Entre policías y militares existen alrededor de 100.000 efectivos. Ellos están distribuidos entre la protección de las fronteras, la custodia del perímetro exterior de las cárceles, los sitios estratégicos como pozos petroleros, estaciones de energía y otros de la Amazonía.

Hay también militares despejando las vías y otros haciendo controles en las vías y caminos para evitar el paso de armas, municiones y explosivos. De esas dos entidades, hasta el momento, existen alrededor de 200 uniformados heridos. Del lado de los manifestantes son cerca de 200, según información de la Conaie.

No nos fue posible avanzar a la Asamblea, donde se encontraban militares, porque nos quisieron atacar


Mischele Calderón, ciudadana

  • Recepción. Para la recepción de la ayuda para los miembros de las tres ramas de las Fuerzas Armadas se habilitaron los espacios de la Escuela Militar, en la avenida Orellana y Amazonas, en el centro norte de la capital.

  • Cifra. 216 heridos entre militares y policías se han registrado hasta ayer producto de la protesta.

Apoyo. FF. AA. agradecen los gestos de solidaridad que reciben nuestros soldados por parte del pueblo. fuerzas armadas Institución militar. La ayuda para la Policía puede ser entregada en las diferentes Unidades de Policía Comunitaria que existen en barrios y ciudades del país. En Quito, quienes quieran apoyar a los uniformados también pueden acudir a Tumbaco, Cumbayá y a Los Chillos.

Centro de Paz

En la Unidad Educativa Manuela Cañizares se abrió un Centro de Paz para personas en condiciones de vulnerabilidad que participen en la protesta. Lo hicieron FF. AA., a través de la Unidad Escuela de Misiones de Paz Ecuador (Uempe).