Actualidad

Un tuitero menos compulsivo

Las publicaciones de Correa merman conforme se agravan los nexos de su gobierno con la corrupción. Solo dejó la red en 14 días tras irse a Bélgica.

Rafael Correa dejó la red social 14 días tras irse a Bélgica.

Dardos en forma de tuit. Desde que el expresidente Rafael Correa se fue a Bélgica ha utilizado Twitter para atacar, ningunear y cuestionar la gestión política y económica de quien él designó como sucesor de la Revolución Ciudadana, el presidente Lenín Moreno. Pero el calentamiento de la red social ha ido rebajándose en el tiempo conforme aumentaban los reveses, políticos o judiciales, contra su legado.

En casi tres meses, Correa ha publicado 302 mensajes, sin contar las réplicas (retuits en la jerga autóctona de la red social). Y solo ha dejado descansar al pájaro azul en 14 días. Pero el reparto de mensajes ha ido cambiando según la coyuntura.

Desde el 10 de julio hasta ayer (al cierre de esta edición), Correa ha experimentado una curva creciente seguida de una decreciente, que coincide en los puntos más álgidos con los anuncios de Moreno y con los avances judiciales contra funcionarios de su gobierno, como el reelegido vicepresidente —ahora sin funciones— Jorge Glas.

En septiembre, Glas quedó acorralado por su vinculación al caso Odebrecht y eso llevó al abogado del Estado, el procurador Diego García Carrión, a presentar acusación particular y al fiscal general Carlos Baca Mancheno a pedir medidas cautelares más estrictas. Ese mes también se agudizó el resquebrajamiento entre los miembros de Alianza PAIS del ala de Moreno y del ala correísta por las preguntas sobre reelección indefinida y sobre el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de cara a la consulta popular, así como por la revelación del espionaje político durante el Gobierno anterior.

Y justo ese mes, Correa ha dejado las redes en blanco siete días, los mismos que en los dos meses previos juntos. Ha enviado 77 tuits en 30 días y solo en tres ocasiones se ha calentado con 8 o 9 trinos por día. Cuando en agosto, el mes más agitado para el perfil @MashiRafael, envió 154 mensajes, descansó cuatro días y llegó a sesiones diarias de 27, 16 o 14 publicaciones de una sola atacada. Claro que entonces, en el ojo del huracán no había autoridades judiciales ni pruebas de corrupción, sino las decisiones políticas y económicas de Lenín Moreno persiguiendo el afán de dar un cambio de rumbo a la herencia correísta.

Lenín Moreno

Los cuestionamientos a las decisiones del presidente Lenín Moreno encendieron el impulso tuiteador de Correa. Los dos días de más actividad, con 27 y 16 mensajes el 1 y 2 de agosto, coincidieron con la orden de Moreno de retirarle las funciones al vicerepresidente Glas por su enfrentamiento en un comunicado.

Economía

Moreno es quien se ha llevado más recados y más acidez en el tono, pero fueron los cuestionamientos a la gestión económica de Correa los que iniciaron la pugna en redes. La afirmación de que la mesa no está servida (6 tuits) y el destape de una deuda de $ 57.000 millones (15 tuits) agitaron al expresidente en julio.

Odebrecht

Correa ha defendido sin tapujos a su vicepresidente y su presunción de inocencia. Sin embargo, a medida que avanzan los procesos por Odebrecht, las dedicatorias en Twitter han mermado o bajado el tono. Cuando Glas entró en prisión preventiva, solo le escribió dos. Eso sí, retuiteó al propio Glas y a su abogado.

← Mover →
html