Actualidad

Trump culpa a medios por las protestas en su contra

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer que prepara “decisiones muy importantes” sobre la conformación de su gobierno, después del segundo día de protestas en ciudades como Washington, Nueva York, Minneapolis, Denver y San F

Manifestantes. Al menos ocho ciudades fueron escenario de protestas, los manifestantes temen que Trump dañe los derechos civiles en EE. UU.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer que prepara “decisiones muy importantes” sobre la conformación de su gobierno, después del segundo día de protestas en ciudades como Washington, Nueva York, Minneapolis, Denver y San Francisco.

En un mensaje en Twitter, Trump criticó las protestas. “Acabo de tener una elección presidencial muy abierta y exitosa. Ahora manifestantes profesionales, incitados por los medios, están protestando. ¡Es muy injusto!”, escribió la noche del jueves, en un retorno, al estilo que había mostrado en la campaña electoral.

Sin embargo, ayer, Trump intentó recuperar la moderación que ha tratado de proyectar desde su victoria electoral. Estoy “encantado con el hecho de que el grupo de manifestantes de anoche tiene pasión por nuestro gran país. Estaremos todos unidos y orgullosos”,

La mayoría de protestas fueron pacíficas, pero hubo algunos actos de desobediencia civil, como el corte de una autopista en Los Ángeles y de calles en Oakland. Los mayores incidentes tuvieron lugar en Portland, donde la policía detuvo a 29 personas que integraban un grupo de unos 4.000 manifestantes “agresivos”, según las autoridades, que llevaron a cabo actos de vandalismo.

Los edificios del magnate en Nueva York y Washington fueron el destino de los manifestantes, que temen un retroceso de derechos en la nueva presidencia dada la retórica antiinmigración del republicano durante la campaña o las acusaciones sexuales en su contra.

La policía instaló vallas de seguridad en los alrededores del nuevo hotel del multimillonario neoyorquino en la capital estadounidense, ubicado a tres cuadras de la Casa Blanca.

Rudy Giuliani, el exalcalde de Nueva York y asesor de Trump, calificó a los manifestantes como “mimados llorosos”. El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que el presidente Barack Obama, que hizo campaña contra Trump, respeta el derecho a protestar pacíficamente.

Tras una campaña polarizadora y divisiva, el temor es que la tensión de los críticos con Trump no se disipe, pese a la voluntad de Obama y la candidata demócrata Hillary Clinton de que la transición, tras las elecciones del martes, esté exenta de incidentes.

Un centenar de personas marcharon desde la Casa Blanca hasta el hotel de Trump, ubicado en la avenida por la que transitará el magnate inmobiliario, el próximo 20 de enero, en el tradicional recorrido que hace el presidente una vez que ha jurado el cargo en las escaleras del Capitolio. Los manifestantes coreaban el lema: Love trumps hate, que usaba la campaña de Clinton en un símil al apellido Trump y que significa que el amor supera al odio.

En otro tuit, el presidente electo escribió, “un día ocupado en Nueva York. Pronto tomaré decisiones muy importantes sobre las personas que dirigirán nuestro gobierno”.

Trump tiene poco más de dos meses para conformar su gobierno, aunque los cargos más importantes aún deberán ser confirmados por el pleno del Senado y como el Partido Republicano controla las dos cámaras, no se esperan dificultades en los nombramientos.

Como parte de su gestión internacional, ayer Trump habló “durante 7 u 8 minutos” con el presidente de Francia, François Hollande. “Abordaron temas comunes sobre los que convinieron clarificar las posiciones: la lucha contra el terrorismo, Ucrania, Siria, Irak y el acuerdo de París” sobre el clima, según el entorno presidencial.

Y en su primer comunicado como presidente electo prometió, sobre el conflicto palestino-israelí, que trabajará para una paz justa. “Creo que mi gobierno puede jugar un papel significativo para ayudar a lograr una paz justa, duradera”, aseguró en su mensaje publicado por el diario israelí Hayom.