Actualidad

Trump avanza sin prisas en la conformacion del gabinete

El presidente electo de EE. UU., Donald Trump, sigue sin prisas para designar a los futuros miembros de su equipo, con sus portavoces recurriendo al suspense para determinar los tiempos de unas decisiones que el país espera con ansiedad.

Descontento.  A dos semanas de las elecciones, las protestas contra el presidente electo continúan, en esta ocasión en el barrio de Capitol Hill.

El presidente electo de EE. UU., Donald Trump, sigue sin prisas para designar a los futuros miembros de su equipo, con sus portavoces recurriendo al suspense para determinar los tiempos de unas decisiones que el país espera con ansiedad.

“Pueden surgir esta semana, pueden surgir hoy, pero no tenemos prisas en hacer públicos los nombres, solo porque todo el mundo está buscando el siguiente artículo periodístico”, declaró ayer a los periodistas la portavoz del equipo de transición, Kellyanne Conway.

“Sabemos que estamos más adelantados que los anteriores presidentes electos”, agregó Conway, asesora del equipo de transición y con frecuentes contactos con los periodistas.

Trump nombró ayer para el equipo encargado de organizar la transición en el Departamento del Tesoro al fundador de un comité de acción política que defiende el embargo a Cuba y que ha tachado de “servilismo” la política hacia la isla del mandatario Barack Obama.

Mauricio Claver-Carone, director ejecutivo del comité de acción política US-Cuba Democracy PAC y de la organización sin ánimo de lucro Cuba Democracy Advocates, es uno de los cuatro nombres anunciados para preparar la llegada al Departamento del Tesoro del gobierno de Trump.

Dentro del conocido como “equipo de aterrizaje” para el Tesoro, Claver-Carone y sus tres compañeros se encargarán de interactuar con los responsables de la actual Administración para aprender su funcionamiento y allanar el terreno para la llegada al poder de Trump el próximo 20 de enero.

Fiel al estilo que marcó su campaña electoral, Trump volvió a utilizar la red Twitter, tanto para quejarse de los abucheos a su vicepresidente durante una obra de teatro como para hacer comentarios sobre las reuniones con candidatos a un cargo en su administración.

Fue el caso del general retirado James Mattis, conocido por su apodo de ‘Mad Dog’ (Perro Loco), cuyo nombre suena como una posibilidad para un lugar en el área de seguridad en el futuro gobierno.

“Un posible ministro de Defensa”, comentó Trump en Twitter, haciendo desatar una nueva oleada de rumores.

Uno de los más influyentes pesos pesados del Partido Republicano, el excandidato presidencial John McCain -quien siempre tuvo una relación sumamente tensa con Trump), aplaudió esa posibilidad.

La agenda de Trump ayer incluyó reuniones con Tulsi Gabbard, una legisladora del Partido Demócrata que también critica la actual política estadounidense hacia Siria.

Gabbard -que en las primarias demócratas evitó apoyar a Hillary Clinton- llegó a la reunión con Trump apoyada en rumores sobre una posible plaza como embajadora ante la ONU, aunque se desconoce si Trump le hizo esa oferta.

El presidente electo se encontró con Rick Perry, un ultraconservador exgobernador de Texas. La reunión más misteriosa, sin embargo, fue la conversación privada que mantuvo con representantes de seis de las mayores redes estadounidenses de televisión, a las que el ahora presidente electo criticó impiadosamente durante la campaña.