Tribunal venezolano deniega el referendo

  Actualidad

Tribunal venezolano deniega el referendo

El Tribunal Supremo de Justicia venezolano (TSJ) declaró ayer “inadmisible” una medida de amparo para reanudar la recolección del 20 por ciento de apoyos para la activación del referendo revocatorio presidencial, suspendido hace varias semanas por el P

Reclamos. Un joven frente a policías en Caracas, durante la marcha estudiantil del jueves contra Maduro.

El Tribunal Supremo de Justicia venezolano (TSJ) declaró ayer “inadmisible” una medida de amparo para reanudar la recolección del 20 por ciento de apoyos para la activación del referendo revocatorio presidencial, suspendido hace varias semanas por el Poder Electoral.

La decisión de la Sala Electoral del TSJ rechazó una acción legal interpuesta por el ciudadano Julio Pérez Graterol para reactivar el último paso para lograr el revocatorio que fue suspendido por el Consejo Nacional Electoral (CNE) una semana antes de concretarse.

El máximo tribunal rechazó el amparo “por inepta acumulación de pretensiones”, señala la sentencia.

Para que el referendo se concretara los opositores debían completar el último paso pendiente que era lograr el respaldo del 20 % de la población votante ante las autoridades electorales, algo que aseguraban que lograrían de no haber sido suspendido el proceso.

La suspensión del referendo revocatorio presidencial anuló la posibilidad que tenían los opositores de cesar el mandato del presidente venezolano, Nicolás Maduro, este año.

La negativa del amparo se conoció el mismo día en que la alianza de opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y una delegación que representa el gobierno de Maduro debían reunirse, la tarde de ayer, en la segunda ronda de una mesa de diálogo que comenzó el 30 de octubre para intentar aliviar la crisis política del país.

Los opositores acordaron ir a esta mesa de conversaciones con el Gobierno justo después de que el CNE anunciase la suspensión del proceso para activar el referendo y luego de meses de reuniones exploratorias con la mediación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) a la que posteriormente se sumó el Vaticano.

La alianza MUD ha amenazado con retirarse de la mesa y retomar su ofensiva. A la espera de gestos, el 1 de noviembre postergó un juicio sobre la responsabilidad de Maduro en la crisis y una marcha al palacio presidencial de Miraflores.

Maduro anunció que el Gobierno entregará en la cita -al final de la tarde- un documento con su visión de una salida a la crisis, y pidió a la oposición no levantarse de la mesa.