Actualidad

Tribunal delibera la sentencia para Pablo Romero por el secuestro de Balda

Este martes concluyó el juicio para el exsecretario de la Senain. Los jueces no dieron paso al pedido que Rafael Correa declare como testigo

STALIN OVIEDO CASO BALDA
Stalin Oviedo, defensor de Pablo Romero, durante el último día de juicio por el secuestro de Fernando BaldaCortesía

Concluyó el juicio del exsecretario de la Senain Pablo Romero acusado de ser uno de los involucrados en el secuestro del activista Fernando Balda, ocurrido en Colombia en 2012. El tribunal de la Corte Nacional de Justicia suspendió la audiencia para deliberar la sentencia. Los jueces convocarán oportunamente a las partes para el anuncio del fallo. 

Febrero 21 de 2020. El extitular de Senain, Pablo Romero, llegó a Ecuador. Es investigado por caso Balda y Caminito.

Pablo Romero, exjefe de Inteligencia de Rafael Correa, llegó a Ecuador

Leer más

El último día de juicio finalizó con la conclusión del testimonio de Romero, la negativa del tribunal de dar paso a que se escuche el testimonio del expresidente Rafael Correa que estaba anunciado para este martes 14 de julio de 2020 como parte de las pruebas de la defensa de Romero y la presentación de alegatos finales de las partes.

El tribunal no admitió el pedido de Stalin Oviedo, defensor de Romero. Felipe Rodríguez patrocinador de Balda señaló que Correa no es un tercero en el caso (está llamado a juicio por el mismo delito) y no puede rendir testimonio por su carácter de procesado. Romero es el tercer procesado que va a juicio por el secuestro de Balda. Ya fueron sentenciados los exagentes de la Policía Raúl Chicaiza y Diana Falcón. Al terminar su testimonio Romero negó cualquier participación en el delito.

El fiscal subrogante Wilson Toainga dijo que el delito se ha probado y pidió el máximo de la pena para Romero, además de la presentación de disculpas públicas. En igual sentido se pronunció la defensa de Balda. Oviedo terminó reconociendo que Balda sí fue secuestrado. Pero para él se trataría de un secuestro simple, no agravado e insistió que "la participación de mi defendido no está probada".