Transporte levitante, una meta para 2020

  Actualidad

Transporte levitante, una meta para 2020

Una fusión entre un tren bala y una mesa de ‘air hockey’ (sí, como las que hay en las salas de juegos de los centros comerciales) es como Elon Musk describe uno de sus proyectos más increíbles: el Hyperloop.

Transporte levitante, una meta para 2020

Una fusión entre un tren bala y una mesa de ‘air hockey’ (sí, como las que hay en las salas de juegos de los centros comerciales) es como Elon Musk describe uno de sus proyectos más increíbles: el Hyperloop.

Se trata de un sistema de transporte que propone usar tubos al vacío para trasladar a personas y objetos a velocidades extremas, y que podría volverse realidad en 2020 para conectar Dubái con Abu Dabhi en 12 minutos, un recorrido que por vía terrestre requiere más de dos horas.

La velocidad que ofrece este tren futurista es de más de 1.000 kilómetros por hora, cerca de la velocidad del sonido, es decir mucho más rápido que los métodos actuales. Los aviones vuelan a 800 km/h en promedio y los trenes más veloces del mundo viajan a 322 km/h.

¿Cómo lo logra? Imagine una cápsula llena de gente que levita, gracias al magnetismo, dentro de un tubo. Dentro del mismo hay una presión muy baja, similar a la existente en un avión que vuela a mucha altura. Esa cápsula puede viajar a gran velocidad con poquísima energía, que obtendrá gracias a paneles solares que se situarían a lo largo de la vía.

Los primeros bosquejos de esta propuesta se conocieron en 2013 y se hablaba de una ruta teórica entre Los Ángeles hasta el área de la Bahía de San Francisco. El tiempo estimado para ello era de unos 35 minutos de viaje para cubrir una distancia de unos 560 kilómetros.

En aquel entonces no pasaba de ser un proyecto en papel. Sin embargo, Emiratos Árabes Unidos ha mostrado interés en ser los primeros en experimentar con este sistema.

Es así que Hyperloop One se ha asociado con Dubai Roads y la Autoridad del Transporte (RTA) para evaluar la posibilidad, lo cual podría llevar a la siguiente etapa: una prueba real en 2017, transportar mercancías en 2020 y hacer lo mismo con personas un año después.

Uno de los principales desafíos es que el viaje por un tubo sea cómodo. Es por esto que entre las propuestas existen cápsulas que simulan salas de trabajo para aprovechar el viaje, salas de entretenimiento o descanso y hasta vagones de tren para sentir cierta familiaridad con lo ya conocido. Los diseñadores dicen que en su interior los pasajeros casi no sentirán el movimiento una vez que alcance su velocidad máxima y resistirían hasta terremotos.

En cuanto a la seguridad, Hyperloop Transportation Technologies señala que a diferencia de los viajes por tren o por avión, no hay probabilidades de que se cometan errores humanos porque sería un sistema gestionado totalmente por computadora.