Toca apretarse el cinturon

  Actualidad

Toca apretarse el cinturon

Es hora de revisar gastos. El recorte que hizo el Gobierno central, de 7 % en el presupuesto para los gobiernos locales, obliga a reducir egresos. El gasto corriente se verá, severamente, golpeado en los próximos meses, advierten las autoridades.

La Prefectura de Guayas, por ejemplo, anuncia la salida de trabajadores. El prefecto Jimmy Jairala dijo, ayer, que se harán ajustes. “Vamos a tener que recurrir, pero con enorme dolor, a algunos importantes ajustes en gasto corriente que significarán, necesariamente, reducción de personal. Va a ser durísimo pero no queda más remedio”. La provincia tiene, ahora, una asignación de 130,1 millones de dólares. A inicios de año se le ofrecieron 139,9 millones.

Quito seguirá el mismo camino. Aunque no hablan de despidos, no renovarán los contratos ocasionales del personal. Daniela Chacón, vicealcaldesa de la capital, dijo a EXPRESO que la ciudad tiene un plan de austeridad aprobado en 2015. En ese documento se recorta, también, el rubro de viáticos al exterior, se suspende la contratación de asesorías y desaparecen algunos gastos administrativos.

En las provincias de la Amazonía también se inclinan por reducir los gastos administrativos. Los municipios, juntas parroquiales y la Prefectura de Sucumbíos, por ejemplo, se reunirán el miércoles para adoptar medidas para enfrentar la disminución de ingresos.

Aunque Guido Vargas, prefecto de Sucumbíos, dijo que también habrá una reducción en los gastos de inversión. No se colocará dinero en nuevos proyectos, sino que no destinará recursos a obras que no sean urgentes.

Con él coincide el prefecto de Zamora, Salvador Quishpe. En esa provincia no continuarán con los proyectos agrícolas de mejoramiento del cacao y el café. Zamora recibirá 10,5 millones de dólares. 700.000 dólares menos de lo ofrecido por el Gobierno central para este año.

Otro que apelará a una merma en la inversión es el Municipio de Latacunga. Su titular, Patricio Sánchez, advierte que obras como el polideportivo de la ciudad no se construirán este año. La próxima semana, el Concejo municipal debatirá otras vías. Las obras de saneamiento ambiental son las únicas con presupuesto seguro.

La situación es más preocupante en las juntas parroquiales. En conjunto, los gobiernos rurales tendrán una disminución de 12,3 millones de dólares. Un monto alto si se considera que la mayoría de los presupuestos para cada parroquia no supera el millón de dólares.

Las zonas rurales de Guayaquil son una muestra. Las cinco parroquias iban a recibir, según el presupuesto aprobado por la Asamblea en noviembre, 1,6 millones de dólares. Con la revisión tendrán 1,4 millones. Posorja es la más afectada: de 466.425 dólares, solo verá 404.117 dólares.