Quien teme la Constituyente

  Actualidad

Quien teme la Constituyente

La oposición venezolana anunció con gran despliegue de prensa un “paro cívico” nacional de 48 horas -miércoles y jueves de la semana que termina- en protesta contra la elección de la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro para mañana. Al paro se habrían unido más de 350 organizaciones sindicales, entre ellas la Confederación General de Trabajadores (CGT), la Confederación de Sindicatos Autónomos /Codesa) y la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV). El jueves pasado una medida idéntica paralizó por 24 horas algunas zonas de Caracas y otras ciudades del país, con los usuales actos de violencia extrema cumplidos programáticamente con la activa participación de manifestantes encapuchados que obligan a que sean reprimidos por la fuerza pública también con violencia, aumentando el número de muertos de las huestes pagadas por la oposición y de “chavistas” que apoyan al Gobierno, como el joven a quien manifestantes supuestamente pacíficos bañaron en gasolina para luego prenderle fuego. La coalición opositora, Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció que no participará en la elección de la Asamblea Constituyente porque no fue convocada en referéndum y que el sistema de elección de los 545 asambleístas fue diseñado para que el Gobierno la controle y pueda imponer “un sistema comunista”, lo que más bien pone en evidencia su carencia de argumentos. Decir que “la Constituyente va a traer más hambre y miseria” raya en el absurdo. Si en la actualidad la oposición tiene mayoría en el Congreso, ¿por qué teme no tenerla en la Asamblea Constituyente, que es el cónclave colectivo donde se debatirán las tesis que sustenten la nueva Carta Magna? Las conquistas sociales del régimen gobernante han calado tan hondo en el pueblo venezolano que han afianzado una consciencia revolucionaria que será muy difícil vencer en contiendas electorales que no sigan el camino trazado por Hugo Chávez, y que el presidente Maduro sigue manteniendo, pese al ciego boicot de la oposición venezolana. ¿No será qué la MUD simplemente busca que caiga Maduro y preparar una farsa parlamentaria al “estilo Temer” del Brasil, para reproducirla en Venezuela?