La tasa de $ 0,10 hace pensar a panificadores subir el pan

  Actualidad

La tasa de $ 0,10 hace pensar a panificadores subir el pan

El líder de los panaderos estima que el alza sería en 2 y 3 centavos de dólar. Aún falta que las autoridades expliquen la fórmula del cobro a las importaciones.

Producción. En el proceso para elaborar panes, la masa debe descansar para tomar volumen, como se ve en una panadería del centro de Guayaquil.

En ‘cocción’ una subida del precio del pan popular. Los dueños de las panaderías piensan subir el precio del producto, si el quintal de la harina sube como consecuencia de que el trigo importado tenga que pagar los 0,10 de dólar de la tasa. La medida es para todo lo importado, según lo que indicó el presidente Lenín Moreno, el día que anunció las políticas económicas. La tasa de $ 0,10 es para poder luchar contra el contrabando.

Nicolás Lara, presidente de la Sociedad Unión de Panaderos de Guayaquil, dijo a Diario EXPRESO que todavía esperan saber en detalle cuál será la fórmula que se aplicará para el trigo; si pagará los $ 0,10 por kilo o si se hará una excepción por ser materia prima. Según la estimación del Comité Empresarial Ecuatoriano, si el trigo paga $ 0,10 por kilo, la tasa representa un 45 % de arancel, porque el kilo del trigo importado cuesta $ 0,22.

Si los números son como los pinta la agrupación empresarial, el gremio de los panaderos piensa en una subida del precio del pan popular entre 2 y 3 centavos de dólar. Por lo tanto la unidad que hoy cuesta entre $ 0,10 y $ 0,12 subiría entre $ 0,12 y $ 0,15.

Lara explicó que desde hace ocho años no se sube el precio del pan popular, por un acuerdo que se firmó en el Gobierno de Rafael Correa, en que las panaderías se comprometían a no subir el alimento, siempre y cuando, el precio de la materia prima no se incremente.

Agregó que los valores indicados se calcularon en caso de que el quintal de harina suba a $ 3. Pusieron esa alza en sus cálculos porque semanas atrás los proveedores ya quisieron incrementar a $ 3 el quintal; como ellos se opusieron se encareció entre $ 1 y $ 1,50, según la calidad de la harina. Por lo tanto, el incremento se ha hecho a tortas, dulces y panes gourmet; que no afectan los desayunos de la mayoría de la ciudadanía.

Lara resaltó que sobre el incremento del precio del pan popular es un tema del que ya se debe conversar con las autoridades; porque hay otros gastos del negocio que sí se han incrementado. Por ejemplo, un panadero que pagaba por alquiler por el local $ 140 hace ocho años, ahora paga $ 180. El pago de sueldo básico también se ha incrementado, por lo tanto con mucho sacrificio se mantiene el precio del pan popular.

La inquietud de los dueños de las panaderías es generalizada, así lo pudo confirmar Diario EXPRESO en un recorrido que se hizo en Guayaquil.

Víctor Tamayo, propietario de la Panadería Nacional, con 43 años en el mercado, manifestó que hasta el mes pasado el quintal de harina costaba $ 36,50 y que ahora se lo vende a $ 37,50 y $ 38 desde el inicio de este mes. Agregó que no se puede subir el precio de pan mucho, porque se pierde mercado. Por unos seis años mantiene el precio del pan gourmet desde $ 0,15.

Patricio Proaño, con 30 años de experiencia en el sector de las panaderas, explicó cuánto influye la harina en el precio de un pan. “La harina representa el 60 % de la materia prima que se necesita para hacer un pan y por eso es muy sensible hablar de que el trigo importado va a pagar una tasa”, dijo.

Tamayo agregó que el trigo que se siembra en el país sirve solo para hacer coladas y que los panes que se consumen en el país se hacen con harina del trigo que se trae de Canadá y de Estados Unidos.

Tamayo, al igual que otros dueños de panaderías sugieren dos soluciones: una a largo plazo, que el ministerio de Agricultura inicie un plan para sembrar el tipo de trigo que permite la elaboración de harina y por ende del pan; y una inmediata, que no se cobre la tasa al trigo.

Textiles

La tasa de la tela será de 6 % a 10 %

Las telas importadas pagarán un 10 % por la tasa, si se cobra por metro cuadrado, según el Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE). Mientras que para la Asociación de Industrias Textiles del Ecuador (AITE) puede ser de un 6 %.

La estimación varía porque todavía no se sabe cómo se aplicará la fórmula del cobro de la tasa, si será por metros o por kilo.

No obstante, el presidente de AITE, Javier Díaz, dijo a Diario EXPRESO que el sector está muy preocupado porque no solo es la tela la que pagará la tasa, sino también los hilos y las agujas, etc., y ello implica que los tejidos y la ropa se van a encarecer.

Lo que más preocupa es que la tasa es mayor a lo que la tela pagó con la salvaguardia, que fue de un 5 %.

AITE estima que con el pago de los $ 0,10 por la tasa el sector tendría perdidas anuales de $ 25 millones. Para Díaz la medida afecta económicamente a un gremio muy golpeado por la contracción económica del país, que provoca un descenso en las ventas.