La Sumak Warmi une belleza con liderazgo

  Actualidad

La Sumak Warmi une belleza con liderazgo

Este evento, que llega a su cuarta edición, nació de la mano de la agencia de modelos indígenas May Sumak, de la ciudad de Ambato, y cuenta con el apoyo de Micaela Lema, reina de Riobamba.

La Sumak Warmi une belleza con liderazgo

Once jóvenes, representantes de los diferentes pueblos y nacionalidades indígenas, buscan la corona de Sumak Warmi o Reina Indígena del Ecuador 2017. Mary Guamán, originaria del pueblo Puruwá, se adjudicó el título el año anterior y lo entrega hoy en su tierra natal.

Este evento, que llega a su cuarta edición, nació de la mano de la agencia de modelos indígenas May Sumak, de la ciudad de Ambato, y cuenta con el apoyo de Micaela Lema, reina de Riobamba.

Los objetivos del torneo Sumak Warmi (mujer bonita, en kichwa) son integrar a los diferentes pueblos y elegir una lideresa que trabaje de forma visible por el posicionamiento de las diferentes culturas.

“Buscamos fusionar la belleza de la mujer indígena con bondad solidaria, sin perder la identidad”, explica David Lasluisa, promotor del certamen y originario del pueblo Quisapincha, en Tungurahua.

Aclara que las elecciones de reinas no son de origen occidental, como se cree. “Nuestros antepasados tenían sus princesas y sus ñustas, que se elegían en las grandes fiestas; cuando fuimos sometidos nos quitaron todas esas tradiciones, ahora las hemos retomado”.

En la gala, que se realizará en el coliseo Teodoro Gallegos Borja, las candidatas se presentarán en cuatro trajes. El primero, una creación original basada en la cosmovisión de cada pueblo. Después, el traje ancestral que utilizaban las mujeres en los pueblos para sus labores cotidianas en el campo; esta presentación estará acompañada de una danza autóctona.

La tercera pasarela mostrará la vestimenta que las mujeres indígenas llevan a diario en la actualidad, y en la última salida el traje de gala, creación de diseñadores indígenas que luchan por posicionar su arte sin perder su cultura.

Las participantes provienen de pueblos asentados en la región Sierra centro y amazónica.

Alexandra Yanchaliquin, del pueblo Tomabela, en la parte alta de Pilahuín (provincia de Tungurahua), considera que esta es una gran oportunidad para socializar con otras culturas y dar a conocer más a su pueblo.

Mientras que Angie Jerez, Ñusta Salasaka, pero que vive en Galápagos, dice que cada vez que regresa a su pueblo lleva su traje de fiesta “para demostrar el orgullo que tenemos de ser de esa bella tierra, llena de tanta tradición, sobre todo en tejidos”. (F)