Una sombra sobre los partidos que es complicado despejar

  Actualidad

Una sombra sobre los partidos que es complicado despejar

Casos Sobornos, diezmos, Hospital de Pedernales y sobreprecios en insumos médicos los salpican. Escasea la aprobación a las organizaciones políticas

A1-6557742 (16557742)
El exasambleísta Daniel Mendoza es uno de los funcionarios electos por el voto que fue detenido por supuestamente integrar una red que traficaba con contratos públicos.Karina Defas / expreso

Los que son y no son. Gran parte de los votantes poco se detiene a diferenciar la bandera de uno u otro partido político, pues alguno de estos, directa o indirectamente, se ve involucrado en actos de corrupción. El caso de los diezmos, el caso Sobornos, la construcción del Hospital de Pedernales, las investigaciones a alcaldes y prefectos por el presunto sobreprecio en la compra de insumos médicos en la pandemia son solo algunos casos que ponen en duda la probidad de funcionarios electos por el voto popular y, de refilón, la de los partidos y movimientos políticos.

DANIEL MENDOZA

El asambleísta Azuero dice que acudirá al llamado de la Fiscalía

Leer más

Para Mauricio Alarcón, director ejecutivo de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, sacarse ese lastre será difícil, por lo menos para los próximos comicios, pero deben empezar por un paso: transparentar. “Rendir cuentas a sus electores sobre sus finanzas, el financiamiento de las campañas, transparentar la democracia interna... Ahí empieza el tema de la corrupción o la oportunidad de ser transparentes”.

Pero no solo eso, acota el experto. Las propuestas de campaña mesiánicas, populistas, sin sustento legal o carentes de lógica son parte de esa forma de corrupción en la que caen algunos candidatos en época de precampaña y campaña. Cree que esto sí depende del ciudadano, quien debe revisar los planes de Gobierno y discernir sobre lo que es y no factible. “Ese populismo forma parte de la corrupción al ofrecer cosas que ya se sabe que son difíciles (de cumplir)”.

Esta decadencia de los partidos no es de ahora, pero se ahonda con estos últimos casos de corrupción. La encuestadora Cedatos, en una medición publicada en febrero de este año, revela que existe un alto desagrado ciudadano a los partidos y movimientos políticos. Seis de las 95 organizaciones políticas nacionales y provinciales recibieron una valoración favorable entre el 2 y el 10 %. Para el 64 %, ningún partido o movimiento político es de su agrado. La misma encuesta consultó el ánimo de los electores frente al próximo proceso de comicios y el 63 % dijo sentir desconfianza, inseguridad, molestia y decepción.

El abogado y analista político César Coronel destaca que esta relación (corrupción = partidos políticos) viene más, pero no exclusivamente, de personas que se han visto afectadas de forma directa por actos irregulares. “Cuando la corrupción te golpea de cerca, la gente no perdona y más aún porque la vincula con muchas de las organizaciones políticas que están inmersas en estos casos, lo que se traduce en un rechazo y desprecio a esos grupos”.

A siete meses de las votaciones, a criterio del analista, los partidos y movimientos están obligados, entre otras decisiones urgentes, a renovar sus cuadros y agendas si quieren en algo despojarse de esa mancha. “Postular personas preparadas académicamente, con probidad notoria, cercanas a la realidad actual y con propuestas reales vinculadas al cargo que postulan”.

JORGE LUIS ORTEGA SOBORNOS

Para llegar a la sentencia en firme, Sobornos debe pasar por casación

Leer más

A esta realidad no se cierra el movimiento Fuerza Compromiso Social, cuyo fundador, Iván Espinel, guarda prisión por lavado de activos (y que como candidato presidencial prometió cortar las manos a los corruptos) y es el que ahora auspicia la precandidatura vicepresidencial del ex primer mandatario Rafael Correa, sentenciado por el delito de cohecho.

Vanessa Freire, presidenta nacional de la organización, al ser consultada por EXPRESO sobre cómo se van a despojar de ese velo de la corrupción con miras al 2021, respondió: “Es evidente que los corruptos siempre han sido ellos (el actual Gobierno). Hemos visto con dolor los actos de corrupción indolentes en medio de una pandemia. Vamos a continuar con la lucha a la corrupción y que se investigue a quien se tenga que investigar”.

Pese al historial de políticos con dudosa probidad, la lista 5 logró alzarse con dos concejales en Guayaquil en las elecciones de 2019 y ubicar a su candidata a la Prefectura del Guayas es un sorpresivo segundo lugar, por citar un par de resultados favorables.

En definitiva, demostró que las sentencias e investigaciones poco pesaron en esos comicios. ¿Pesarán en 2021?