Actualidad

Shakira: la mujer de cabellera, corazon y caderas doradas

La noche del jueves, 30 mil personas asistieron a El Dorado World Tour, el show más grande del año en Guayaquil

Shakira: la mujer de cabellera, corazón y caderas doradas

Con 27 años en la escena musical, Shakira es todo un ícono a nivel mundial. Su desenvolvimiento, voz y carisma no tienen comparación y ella, aceptándolo, como quien no quiere la cosa, se lo disfruta y le saca el mejor provecho posible. Es que su figura, su melena y su contorneo demuestran toda la pasión que le provoca lo que hace y con la que fue capaz de contagiar a 30 mil personas en el estadio Alberto Spencer de Guayaquil. Se reencontró con el público de esta ciudad como si se tratara de un viejo amigo. De esos que aunque veas poco, conoces muy bien y la química simplemente fluye.

Fue en 1995 cuando la barranquillera piso el suelo de este puerto por primera vez y desde entonces la expelinegra y sus pies descalzos cautivaron a Ecuador. Y no son solo conjeturas. Ella lo expresó en varias ocasiones, incluso sin palabras. Bastaba con verle la sonrisa para saber que se sentía como en casa. Es que además es la última parada antes de culminar esta gira mundial que se cierra en Bogotá. “Qué linda noche, Guayaquil. Es inolvidable. Ya casi acaba la gira y no puedo estar más agradecida”, fueron las sentidas palabras de la intérprete. Guatemala, Venezuela, Perú, Colombia y hasta Japón fueron algunas de las nacionalidades que se congregaron para ver desde cerca El Dorado World Tour, casi como una comparación a la leyenda colombiana del camino hasta la ciudad perdida de El Dorado.

El tesoro aquí fue el talento y energía desbordante. Esta sexta gira de Shakira es de cierta forma la más personal. Porque dejó a simple vista ver cómo está de agradecida con su familia, con sus seguidores y amigos. Sus causas sociales, su tristeza y cómo la inspiran su esposo Gerald Piqué e hijos Sasha y Milan, fueron la forma de abrir su corazón ante sus amigos ecuatorianos. No se sabe en cuánto tiempo más regrese la mujer que habla con las caderas. Lo que es claro es que esta ciudad ya la espera de vuelta.