Actualidad

Segunda oportunidad

El sábado pasado se firmó un nuevo acuerdo de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC, luego de que ambas partes, reiniciaron las negociaciones ante la negativa del pueblo colombiano, mediante plebiscito, en aprobar el acuerdo suscrito en septiembre pasado. Es importante recordar, que luego del Plebiscito, el gobierno de Santos se reunió con los líderes del “no”, para recibir comentarios y observaciones al documento firmado inicialmente.

Según la prensa internacional, el gobierno de Colombia, habría anunciado que las reuniones mantenidas entre el equipo negociador del país y la guerrilla, habrían dado como resultado que la mayoría de las observaciones presentadas estarían acogidas; sin embargo uno de los temas más sensibles como es, la posibilidad de participación política de las FARC, se mantiene.

Frente a la realidad actual, Santos enfrenta un segundo reto, ahora el acuerdo alcanzado el sábado pasado, debe ser ratificado por el Congreso. Colombia goza de un prestigio internacional acerca de la institucionalidad e independencia de los organismos que forman parte del Estado, es decir que tener una mayoría afín al ejecutivo en el legislativo, no le garantizará al Presidente colombiano lograr la aprobación del nuevo acuerdo de paz.

Por su parte, la oposición que lidera el expresidente Álvaro Uribe, pide que se ponga en conocimiento del pueblo, el texto del acuerdo y ha llamado a la “resistencia civil”. El proceso de paz, pasa sin duda por una vía política.

Sin embargo, frente a este duro camino que se necesita recorrer para lograr alcanzar un acuerdo de paz, el pueblo colombiano tiene una misión importante; el plebiscito pasado tuvo un alto nivel de ausentismo para un tema trascendente en la vida del Estado, siendo su participación determinante en este proceso, ahora le toca buscar el camino para ser parte de esta agenda, que requiere de un verdadero consenso. El proceso de paz, es sin duda una decisión dolorosa y de perdón para una gran mayoría de colombianos, pero a lo mejor es también una oportunidad de paz para un pueblo.

colaboradores@granasa.com.ec