Sector de via a la Costa. Oportunidades para mejorar su entorno

  Actualidad

Sector de via a la Costa. Oportunidades para mejorar su entorno

Como habitante del área es muy común ver el exceso de maleza y hierba que no es correctamente cortada. Más sorprendente aún porque está en actual conocimiento por las autoridades encargadas. Para ser específicos, toda el área que va desde Riocentro Ceibos hacia la vía a la Costa no está provista de este mantenimiento, ya sea removiendo maleza o realizando algún tipo de poda, y señalización de vías. El resultado es un sinfín de hierba, espacios inutilizados y demacrados, así como una ciclovía que resulta peligrosa de utilizar. Al pasar es fácil notar cómo la maleza dificulta e interrumpe las nuevas edificaciones de años recientes. Por alguna razón, las autoridades no se han encargado de eliminar o mejorar el entorno para hacerlo más atractivo a posibles inversiones.

Es penosa la falta de visión urbanística que se ha tenido para el área, no aprovechando los espacios verdes que existen, cuya construcción y mantenimiento no costaría más que un par de dólares a los moradores de las diversas urbanizaciones dentro de su impuesto predial (de ser necesario).

La vía a Samborondón supo desarrollar mediante un buen plan urbanístico sus diversos espacios: nunca rebosan con maleza y poseen señalización bien mantenida. Este problema es una oportunidad para nutrirse de lo que otros países más avanzados generan en espacios como estos. Un buen ejemplo es Londres, la cual a pesar de tener espacios reducidos sabe cómo utilizarlos, y construir y mantener una infraestructura bien planificada que embellezca a la ciudad. Este tipo de inversiones a largo plazo benefician la estética de nuestra ciudad y/o área residencial, y generan una mejor calidad de vida.

Es importante el buen mantenimiento de áreas altamente transitadas, donde se están construyendo cada vez más comercios y tiendas, y que poseen una población que fácilmente podría pagar un ligero incremento en impuesto predial para generar los fondos necesarios para un proyecto urbanístico.

Roberto Abarca Mero