Los secretos de un voyerista consagrado

  Actualidad

Los secretos de un voyerista consagrado

“El motel del voyeur es a la vez una novela estupenda y una impostura periodística, por las mentiras que decide ignorar”, Enric Gonzáles, Periodista y escritor

BIOGRAFÍA DEL AUTOR. Nació en 1932. es periodista y escritor. Colaboró con periódicos y revistas como Esquier, Harper´s Magazine, The New Yorker y The New York Times. Entre sus libros se encuentran ‘La mujer de tu prójimo’, ‘Honrarás a tu padre’, ‘Vida de

Controversia. A los 85 años, Gay Talese, uno de los creadores del ‘nuevo periodismo’ y pluma insigne de The New York Times y The New Yorker, ha lanzado una novedosa obra.

Sin embargo, el libro, publicado el año pasado en inglés y recientemente en español, ha causado polémica. ¿Por qué? Pues porque ‘El motel del voyeur’ bordea los límites mismos del trabajo periodístico.

Este funciona a manera de un diario, con comentarios del periodista, sobre un tal Gerald Foos, propietario de un motel en el que se dedicaba, a través de unos conductos secretos fabricados para ello, a espiar el comportamiento sexual de sus huéspedes y que afirma que hasta presenció un gravísimo delito, del que no dio parte a las autoridades.

El tal Foos es un enfermo, un tipo de una mente retorcida que ha vivido para la contemplación del porno en directo, pero que se había autoconvencido de que era un científico social, un investigador de la conducta humana. Pero no acaba ahí la cosa, puesto que el periodista, para cerciorarse de que no le daban gato por liebre, había visitado los pasadizos desde los que se violaba de la manera más invasiva la intimidad del prójimo, y había incluso asistido a alguna de las escenas que el libro reseña.

La conducta de Foos resulta repetidamente inmoral, aparte de que tiene dudoso interés para todo aquel que no sienta un morbo parecido al del diarista. Pero lo que ha provocado aprehensión en los lectores y en los críticos es el propio trabajo de Talese.

El escritor ha sido un gran innovador del periodismo, aunque no todos compremos la idea del autor casi tanto actor como narrador, y su obra sigue siendo muy grande. Lo que está, está, pero el probable colofón no honra al que lo firma. ¿Error, exceso de confianza? El propio periodista se interroga en algún momento sobre la legitimidad de lo que está haciendo sin que parezca que llegue a ninguna conclusión.

Tras el lanzamiento, el mismo autor cuestionó su trabajo, sobre todo después de que el diario Washington Post encontrara inconsistencia en la historia. “Gerald Foos es un hombre deshonesto, totalmente deshonesto”, declaró al diario. “Hice lo que pude, pero puede que no fuera lo suficiente”.

Sin embargo, al día siguiente, en un comunicado emitido por su editorial, Talese alegó que había hablado en un momento de enfado y que dijo “cosas con las que no estaba ni estoy de acuerdo”.

La obra en sí, estuvo años en proceso de construcción. Foos contactó al periodista en los años ochenta.

Pocos días después de su lanzamiento, Steven Spielberg compró los derechos para convertirlo en película. El director admitió, no obstante, que la historia lo obligó a cuestionarse su moralidad.

El fallecido periodista español, Miguel Ángel Bastenier, indicó que el libro lo dejó con la clara convicción de que no todo es reporteable.

El periodista peruano, José Miguel Silva, consideró, en cambio, que Talese se dejó llevar por lo irresistible del relato y dejó de lado la importancia de contrastar las fuentes. Este calificó la obra como ficción.

Para otros lectores, este genera un debate sobre los límites que debe tener el periodismo, sobre todo en la era de la tecnología, donde los medios ya pecan de invadir la privacidad. Lo que es indudable es que ‘El motel del voyeur’ es una obra bien escrita y que engancha al público desde el primer momento.