Santuario del Cajas, un sitio natural para la espiritualidad

  Actualidad

Santuario del Cajas, un sitio natural para la espiritualidad


Se ubica en uno de los parajes del parque nacional y es desde 2000 un atractivo religioso. Semanalmente se realizan visitas

CUENCA
Las visitas religiosas generan un gran movimiento a esta parte del parque natural, pero en los alrededores al santuario se puede realizar turismo de aventura y natural / Jaime MarínJaime Marín

El Cajas es el sitio donde cada primer sábado de todos los meses y desde el año 2000 se realizan peregrinaciones en honor a la Virgen Guardiana de la Fe. Fue declarado como Santuario Arquidiocesano. Las romerías se cumplen con grupos religiosos, y otras de manera familiar e individual, que arriban al oratorio en sus vehículos particulares.

La zona es inhóspita y está a 3 mil 550 metros sobre el nivel del mar, a un costado del kilómetro 28 de la carretera Cuenca-Molleturo- El Empalme. Un altar con rústicos materiales y en medio de la naturaleza, guarda la imagen de la Virgen en la advocación de la Guardiana de la Fe. Es una zona con temperaturas bajas, de entre 7 grados y hasta 2 grados bajo cero, convertida en lugar de recogimiento y oración, donde durante las procesiones se celebra la eucaristía y se reza el vía crucis.

Los feligreses, con el uso de ropa abrigada, muy abrigada; gorros y guantes de lana, bufandas, zapatos deportivos, recorren el sitio con cánticos y rezos. Unos piden favores a la madre de Jesús, y otros agradecen por haber sido escuchados. El rito se cumple en no más de una hora.

maestros 2

Maestros se desangran en defensa de la Ley Orgánica de Educación Intercultural

Leer más

Para el rezo del rosario, hay una caminería natural, en cuyo recorrido están ubicadas leyendas en mármol alusivas a las 14 estaciones del vía crucis. “El sitio es un regalo de la naturaleza conjugada con la divinidad”, opina Carlos Solano, tras señalar que en el santuario se han registrado reuniones de miles de personas, no solo del país, sino también del extranjero.

Es el recuerdo de una supuesta aparición de la Virgen María, a la vidente Patricia Talbot, en 1989. De ella, “Pachi, muy poco se sabe al momento; se acogió al “voto del silencio”.

Fue el 8 de diciembre del 2002, en que el entonces arzobispo de Cuenca, monseñor Vicente Cisneros declaró el lugar como un Santuario Arquidiocesano en honor a la Santísima Trinidad y a la Inmaculada Virgen María, hija del padre, madre del hijo y esposa del Espíritu Santo, Guardiana de la Fe, Rosa Mística del Cajas.

Antiguamente fue el lugar sagrado de los Cañaris para la adoración a sus dioses luna, sol, lagunas y montañas, comprende 235 lagunas, rodeadas por montañas con una flora y fauna, únicos en el país.

En El Cajas se puede conocer por caminerías y senderos naturales, al menos unas diez lagunas nativas, de algo más de doscientas treinta y cinco existentes en las 29 mil quinientas cuarenta y cuatro hectáreas de páramo andino. Ahí, las más conocidas son: Lagartococha, Osohuaycu, Mamamag o Taitachungo, Quinoascocha, La Toreadora, Sunincocha, Cascarillas, Ventanas y Tinguishcocha.

Hay 17 especies de anfibios, cinco de reptiles, 157 especies de aves y 44 especies de mamíferos, que propone la zona para los amantes de la naturaleza.

Cuenta con una flora de 572 especies; ciento seis de ellas son endémicas del páramo, 19 son exclusivas, reseña el ambientalista Carlos Orbe.

El abanico de actividades recreativas comprende, además, la pesca deportiva en unas 32 piscícolas privadas. Están a las orillas de la vía. Los pescadores deportivos cancelan un valor de tres dólares con cincuenta centavos para cada libra de trucha que puedan pescar.

Para llegar al paraje del Cajas se recomienda utilizar desde Guayaquil la carretera Guayaquil-Durán-El Tambo, debido a un deslizamiento en el kilómetro 49 de la vía Cuenca-Molletuto-El Empalme. El problema se registra desde hace cinco meses, dando lugar a que la transitabilidad por la zona sea intermitente.

En el sitio se mantiene personal del MTOP removiendo y limpiando el material de calzada, que sin embargo no garantiza el paso normal de vehículos. Para llegar al lugar, desde Cuenca, se toma un autobús en la terminal de El Arenal (3 dólares por persona) y tarda una hora en llegar. Al ingreso al santuario existen dos cabañas rústicas para alojamiento a un costo de 5 y 10 dólares.