Actualidad

En Santa Marianita construyen la ultima morada de los pescadores naufragos

Fernando Reyes, capitán de barco y amigo de Pablo Alvia, quien comandaba ‘Don Gerardo II’ cuando naufragó el pasado sábado entre Ecuador y Perú, caminaba por la playa de Santa Marianita, recordando los últimos momentos que conversó con su amigo.

Resignación. Familiares de desaparecidos construyen las bóvedas.

Fernando Reyes, capitán de barco y amigo de Pablo Alvia, quien comandaba ‘Don Gerardo II’ cuando naufragó el pasado sábado entre Ecuador y Perú, caminaba por la playa de Santa Marianita, recordando los últimos momentos que conversó con su amigo.

“Aquí se lo conocía a Pablo como la “Diabla”, nadie sabe cómo es el destino de uno. Ellos se fueron muy contentos y dijeron que regresaban para celebrar y despedir el 31 de diciembre con todos nosotros y también a mi amigo Aquiles García, quien aún no ha sido encontrado con vida”, recordó el hombre de 44 años.

Mientras todos se lamentan en aquella parroquia, ubicada a tres kilómetros de Manta-Manabí, por el choque de un carguero con el pequeño barco en el que viajaba Pablo y otros 22 pescadores; en la misma población, los familiares y amigos de Alvia confeccionaban su tumba. Con ellos estaban los familiares de quienes aún no rescatan los cuerpos de sus parientes. Parecían resignados a la pérdida. El accidente dejó cinco muertos y otros seis pescadores desaparecidos. El resto fue rescatado.

Segundo Alvia no puede evitar las lágrimas al recordar a su hermano Pablo. La mañana de ayer, trabajaba la bóveda para su ser querido.

“Es muy duro lo que estamos pasando, recién se acaban las ocho noches de rezo de otro hermano que falleció de un infarto. Pablito, cuando se fue, dejó la plata para que contratara un coro en el último rezo, pero jamás nos imaginábamos que también se iba a ir. Es muy dura la vida del pescador”, comentó Segundo mientras miraba el cielo.

A escasos metros de esa tumba y en el mismo camposanto, Manuel Alonzo también trabajaba el sepulcro de su sobrino Héctor Mera Alonzo, uno de los seis desaparecidos.

“Tenemos que resignarnos, esto es muy duro, pero lo único que queremos es que su cuerpo sea rescatado y que no se quede por allá. No perdemos las esperanzas que así sea”, murmuró Manuel.

Entre lágrimas, Juana Estela recuerda que cuando su hijo Pablo salió a faena de pesca no alcanzó a despedirse de él.

Igual que Manuel, ella comenta que la vida los ha golpeado mucho, quitándole a dos de sus parientes en menos de dos semanas.

EN DETALLE

El arribo

Aproximadamente a las 16:20 de ayer, el fiscal general del Estado, Galo Chiriboga, informó (a través de su cuenta de Twitter) del arribo de los cadáveres y de los 12 pescadores rescatados, a Manta. Los cuerpos fueron llevados al Centro Forense, donde tres especialistas se encargarían de las autopsias.

En familia

En casa de Kléver y Luigi Flores (fallecidos) y Carlos Flores y su hijo Carlos (desaparecidos) el panorama es triste. Son miembros de una sola familia y se los esperaba para despedir el año. Ahora las mujeres deberán asumir el hogar, mientras se coordinan las indemnizaciones a los deudos.